La tasa de muerte a los 10 años con cáncer de próstata localizado es más elevada con vigilancia activa

  • Neal DE & et al.
  • Eur Urol
  • 23 nov. 2019

  • de Deepa Koli
  • Univadis Clinical Summaries
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Punto clave

  • Los pacientes con cáncer de próstata localizado que reciben tratamiento con vigilancia activa muestran unas tasas de mortalidad específica por cáncer (MEC) a los 10 años más elevadas y unas tasas más bajas de daños notificados por los propios pacientes que los que reciben tratamiento radical.
  • Independientemente del tratamiento, las muertes totales relacionadas con el cáncer fueron pocas.

Por qué es importante

  • Continuar el seguimiento de estos pacientes aclarará los cocientes entre riesgo y beneficio de los distintos enfoques de tratamiento que necesitan sopesarse a la hora de escoger el tratamiento.

Diseño del estudio

  • Se trata de análisis exploratorios de 1643 pacientes con cáncer de próstata clínicamente localizado a quienes se asignó de modo aleatorio a recibir vigilancia activa, someterse a prostatectomía radical o recibir radioterapia (ensayo ProtecT) y de 997 pacientes que se negaron a la asignación aleatoria y optaron por recibir tratamiento.
  • Financiación: ninguna.

Resultados clave

  • A los 10 años, había fallecido el 1,8 % de los pacientes que recibieron vigilancia activa frente al 0,67 % de los que se habían sometido a cirugía y el 0,73 % de los que habían recibido radioterapia.
  • La MEC fue significativamente menor con el tratamiento radical que con la vigilancia activa:
    • en la cohorte de vigilancia activa los valores fueron: HR: 0,34 (IC del 95 %: 0,13-0,94);
    • en la cohorte en la que se optó por recibir tratamiento: HR: 0,27 (IC del 95 %: 0,08-0,91);
    • en el análisis agrupado: HR: 0,31 (p = 0,003).
  • En comparación con la vigilancia activa y la radioterapia, la incontinencia urinaria aumentó después de la cirugía (21 % frente al 7,0 % y el 2,3 %; p 
  • El 35 % de los pacientes que recibieron vigilancia activa notificó erecciones firmes en comparación con el 29 % del grupo que recibió radioterapia y el 15 % en el grupo que se sometió a cirugía (p 
  • El 5,9 % de los pacientes notificó sangre en las heces con radioterapia frente al 1,6 % con cirugía y el 1,1 % con vigilancia activa (p 

Limitaciones

  • Se produjo sesgo de selección.