La sitagliptina podría ser útil para prevenir el aborto espontáneo (EBioMedicine)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un fármaco para tratar la diabetes, la sitacliptina, podría servir para prevenir el aborto espontáneo, ya que aumenta la cantidad de células madre que hay en el revestimiento del útero, lo que mejora las condiciones para el desarrollo del embarazo, según un ensayo clínico llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Warwick (Reino Unido), que ha sido publicado en EBioMedicine.

El aborto espontáneo recurrente se define como la pérdida de dos o más embarazos consecutivos, con abortos involuntarios adicionales que disminuyen la probabilidad de un embarazo exitoso. Investigaciones previas revelaron que la falta de células madre en el revestimiento del útero está provocando que miles de mujeres sufran este tipo de abortos, y que estas células protegen las células deciduales del estrés y la inflamación excesiva.

Las gliptinas, una nueva clase de medicamentos para la diabetes, se dirigen a una enzima involucrada en el reclutamiento de células madre circulantes al útero. Por ello, los investigadores analizaron si inhibir esta enzima, denominada DPP4, con sitagliptina mejoraría las condiciones en el útero durante el embarazo.

En un ensayo clínico piloto, 38 mujeres de 18 a 42 años que habían experimentado una gran cantidad de abortos involuntarios recurrentes (promedio de cinco) recibieron sitagliptina o placebo durante tres ciclos menstruales. Se tomaron biopsias del útero al comienzo y finalización del curso del tratamiento para determinar el número de células madre presentes en ambos periodos.

De esta forma, los investigadores encontraron que se había producido un incremento del 68% de las células madre en las mujeres que habían tomado el tratamiento completo de sitagliptina, así como una reducción del 50% en el número de células estresadas presentes en el revestimiento del útero.

"Hemos mejorado el entorno en el que se desarrolla un embrión y, al hacerlo, esperamos mejorar las posibilidades de un embarazo exitoso. No obstante, estos son resultados muy tempranos y el tratamiento ahora necesita ser probado en un ensayo clínico a gran escala", concluyen los investigadores.