La SEPD pide al Gobierno protolocos que detecten a los adictos al juego como pacientes mentales "muy complejos"


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La Sociedad Española de Patología Dual (SEPD) ha solicitado a la Administración la puesta en marcha de protocolos que identifiquen a los adictos al juego como pacientes víctimas de una patología mental "muy compleja".

A juicio de la sociedad científica, los esfuerzos destinados a combatir el trastorno por juego deben centrarse en la figura del paciente desde un "prisma rehabilitador" para garantizar la reinserción y no únicamente en la regulación del juego.

"El juego deber ser entendido como una actividad lúdica más de la condición humana, ya que, sólo en algunas personas vulnerables, se convierte en un trastorno mental con características adictivas", ha dicho el miembro de la SEPD y presidente de la Fundación de Patología Dual (FPD), Nestor Szerman.

Esto ocurre, prosigue, cuando el juego deja de ser una acción lúdica e impacta de forma negativa en las relaciones familiares, afectivas, económicas y académicas, al tiempo que tiene una repercusión conductual. De hecho, en los casos graves su impacto en las personas es tan severo como pueden serlo las adicciones a sustancias como la cocaína.

En concreto, la modalidad de juego online cumple, según los expertos, con todos los requisitos para ser altamente adictiva, todavía más que el juego presencial: la estimulación visual; la posibilidad de jugar en solitario y con cuantía de apuestas baja; la disponibilidad 24 horas; y la privacidad (se puede jugar en el ordenador o en el móvil sin la preocupación acerca de qué pensarán las personas que están alrededor, al contrario de lo que ocurre en un bar o casino) lo hacen "más atractivo" para las personas con un trastorno por juego.

Aun así, el paradigma de la patología dual, basado en las neurociencias y la psiquiatría de precisión, indica que "se debe tratar a la persona en lugar de la sustancia o el juego", ya que las evidencias precisan que "no es adicto el que quiere sino el que presenta la vulnerabilidad para tener una adicción y otro trastorno mental".

Entre los trastornos asociados a la adicción al juego se encuentra el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), el trastorno obsesivo compulsivo, la psicosis y, en general, rasgos marcados de impulsividad. "Ser adicto no es exclusivamente consecuencia de estar expuesto a una sustancia, o a una sala de juegos, sino el resultado de una serie de factores biológico, ambientales y/o de estilo de vida de cada individuo, que le predisponen a desarrollar un trastorno comportamental" como sería, en este caso, el del juego patológico", concluye Szerman.