La SEPAR recuerda que deben vacunarse contra la gripe los grupos de riesgo, el personal sanitario y cuerpos seguridad


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) ha incidido, ante el inicio de la campaña de vacunación contra la gripe, ya en marcha en muchas comunidades, que es importante que al inicio se vacunen los grupos de riesgo como los enfermos crónicos respiratorios, con dolencias cardiovasculares, metabólicas, diabetes u obesidad, las embarazadas, los ancianos, y el personal sanitario y cuerpos seguridad.

La vacunación debe iniciarse a mediados de octubre, antes de que caigan drásticamente las temperaturas, porque la inmunidad frente al virus tarda en desarrollarse unas cuatro semanas. "El pico de la epidemia de gripe se suele producir en enero o febrero, por lo que conviene que las personas que necesitan la vacuna, por pertenecer a alguno de los grupos de riesgo, estén vacunadas un par de meses antes para desarrollar los anticuerpos contra el virus de la gripe y estar preparados frente a la infección", señala Francisco Sanz, neumólogo del Hospital General de Valencia y miembro del Área de Infecciones Respiratorias de la SEPAR.

"Deben revacunarse cada año porque las cepas circulantes cambian y puede haber pequeñas mutaciones antigénicas que impliquen que los anticuerpos que desarrollen frente a la vacuna no sean tan eficaces. Además, cuando llegan las temperaturas invernales, los anticuerpos frente a la gripe están prácticamente agotados y es preciso reforzarlos con una nueva vacuna antigripal, ya que esta ofrece una garantía de inmunidad de 12 meses", explica.

En resumen, añade, "revacunarse de la gripe cada año permite reforzar las propias defensas y que estas se adapten a las cepas de gripe que circulan cada año, según informan organismos como los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, el Centro Europeo para el Control de Enfermedades (ECDC) y el Ministerio de Sanidad".

La gripe no es una infección banal y, además, es masiva, ya que puede afectar a un gran número de personas cada año. Así, en la temporada 2017-2018, hubo en España 700.000 casos leves, 52.000 casos de ingresos hospitalarios, de los cuales 14.000 desarrollaron complicaciones graves y 3.000 ingresaron en la UCI.

Asimismo, se estima que unas 15.000 muertes en España estuvieron relacionadas con la gripe, según datos del Sistema de Vigilancia de la Gripe en España (SVGE) del Instituto de Salud Carlos III.

Cabe recordar que el programa de vacunación antigripal en la temporada 2017-2018 en personas mayores de 64 años permitió prevenir el 11% de casos leves de gripe, el 17% de los ingresos hospitalarios por gripe y el 39% de las muertes entre los casos de ingresados en el hospital por esta causa, según datos del Sistema de Vigilancia Epidemiológica del Instituto de Salud Carlos III.

La vacuna antigripal recomendada por la OMS para la temporada 2019-2020 es la de una vacuna trivalente, de composición mixta, ya que contiene cepas del virus A, H1N1 y H3N2, y una cepa del virus influenza B, si bien en algunas poblaciones de riesgo se administra una vacuna tetravalente, de la misma composición que la vacuna trivalente, pero con dos cepas del virus influenza B.

Asimismo, existe otra vacuna de interés para prepararse frente a la gripe, que es la vacuna antineumocócica trecevalente (que contiene 13 serotipos), que se administra una sola vez, ya que confiere inmunidad frente a la neumonía para toda la vida.

Esta vacuna antineumocócica está indicada en personas mayores de 65 años y permite prevenir el desarrollo de la neumonía, que es una de las principales y más graves complicaciones causadas por la gripe.