La semFYC reclama una revisión de las pirámides alimentarias para situar los vegetales frescos como base de la alimentación


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) ha emitido un documento en el que reclama "nuevos instrumentos educativo que se adapten a los conocimientos científicos acerca de los requerimientos nutricionales en mensajes prácticos que facilitan a las personas la selección y consumo de alimentos con el fin de mantener y mejorar su pronóstico".

Esta reclamación se ha hecho desde el Programa de Actividades Preventivas y Promoción de la Salud de la semFYC, que recuerda que "la era de las pirámides como guías alimentarias" que situaban los hidratos de carbono en la base ya no son válidas a día de hoy. "Se debe dejar de atribuir ese papel preponderante de los alimentos ricos en hidratos de carbono de las recomendaciones en favor de los alimentos de origen vegetal fresco", añade.

Documentan su petición recordando que las principales, "más reconocidas, actualizadas e independientes guías alimentarias" no solo han cambiado en muchas ocasiones su formato, sino que también han dejado de atribuir ese papel preponderante de los alimentos ricos en hidratos de carbono de las recomendaciones en favor de los alimentos de origen vegetal fresco.

Entre las razones, recuerda que la Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene entre una de sus prioridades más destacadas a la hora de promocionar mejores hábitos alimentarios (y con ellos la salud en el mundo) el aumento en el consumo de frutas, verduras y hortalizas; y el consumo de este grupo de alimentos entre los españoles es deficitario según el Libro Blanco de la Nutrición en España.

Por otro lado, en los países desarrollados la ingesta de hidratos de carbono procede en gran parte de la bollería, que aporta a la dieta un contenido elevado de oligosacáridos y grasa y una ingesta reducida de fibra dietética.