La semFYC pide la implicación de los médicos para mejorar el porcentaje de vacunación antigripal en mayores de 65 años


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria ha puesto (semFYC) ha puesto en marcha una campaña para que los médicos de familia pueden aportar información y resolver dudas de un modo accesible a los pacientes, y así mejorar las tasas de vacunación antigripal en los grupos de riesgo, en concreto, en los mayores de 65 años.  Para ello, la semFYC ha difundido dos documentos diferenciados, uno formativo con una actualización para las médicas y médicos, y otro pensado para la población en general, a fin de colaborar en el impulso de la vacunación contra la gripe, en la campaña que se inicia esta semana en la mayoría de comunidades.

Tal y como explican desde el Grupo de Vacunas del PAPPS-semFYC, “incluso cuando los virus circulantes no coinciden exactamente aquellos que están presentes en la vacuna, esta sí es protectora en adultos sanos y, en pacientes con menor respuesta a la vacunación, como ancianos e inmunodeprimidos, reduce la gravedad de la enfermedad y la incidencia de complicaciones, ingresos hospitalarios y muertes”. Es por ello que esta campaña quiere acercarse al objetivo de la OMS, que es que el 75 por ciento de la población de mayores de 65 años esté vacunada. Algo para lo que aún falta mucho si tenemos en cuenta que en la campaña 2018, sólo se vacunó un 54 por ciento de esta población.

Importantes complicaciones

Desde la semFYC también recuerdan que el impacto de la gripe en mayores de 65 años es importante. El 75 por ciento de los casos graves de gripe que requieren hospitalización; y más del 80 por ciento de las defunciones ocurren en personas de más de 65 años de edad.

Pese a ello aún existen muchas reticencias por parte de esta población para sumarse a la campaña de vacunación. En este sentido, desde semFYC insisten en que es clave informar a los pacientes de que las vacunas inactivadas solo están contraindicadas si existen antecedentes de reacción alérgica severa a algún componente de la vacuna o a una dosis previa. Es aconsejable diferir la vacunación en caso de enfermedad febril grave pero no está contraindicada en enfermedades menores. Para los pacientes con tratamientos anticoagulantes no está contraindicada la vacuna a pesar de que pueden desarrollar hematomas; simplemente se aconseja usar aguja fina y aplicar presión local 2 minutos. Respecto a los pacientes inmunodeprimidos y oncológicos hay que adecuar el momento vacunal al estado de inmunidad y consultar los protocolos.