La SEIMC celebra el apoyo de Sanidad a la creación de la especialidad de Enfermedades Infecciosas


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) ha mostrado su agradecimiento al ministro de Sanidad, Salvador Illa, por su compromiso de trabajar "con todo el empeño" para que se reconozca lo antes posible la especialidad de Enfermedades Infecciosas.

Como respuesta a la parlamentaria vasca del PNV Josune Gorospe durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso la semana pasada, Illa aseguró que Sanidad tiene previsto aprobar en el último trimestre del año el Real Decreto que reconocerá las especialidades de Enfermedades Infecciosas y Urgencias, una vez que concluyan los trabajos de la comisión institucional encargada de elaborar esta normativa.

En ese sentido, el presidente de la SEIMC, Jordi Vila, celebra el apoyo público mostrado en un paso decisivo "en favor de una mejor calidad asistencial de los pacientes y hacia una equiparación con el resto de países de la UE. que, mayoritariamente, cuentan con la especialidad de Enfermedades Infecciosas".

Vila señala que España ya cuenta con una estructura asistencial y de investigación consolidada y que se traduce en decenas de Servicios y/o Unidades de Enfermedades Infecciosas en todas las comunidades autónomas. Además, la infectología española está plenamente desarrollada, ocupando la cuarta posición mundial en producción científica y siendo la disciplina médica que más información ha generado en las últimas tres décadas.

La especialidad de Enfermedades Infecciosas es reconocida oficialmente desde hace años en Europa y el resto de países desarrollados, lo que permite a profesionales acceder a un sistema de formación reglado. Sin embargo, España es uno de los pocos países en donde la especialidad no está aún reconocida. Ello supone que, los profesionales de las enfermedades infecciosas han tenido que autoformarse, generalmente en centros de prestigio extranjeros.

Asimismo, la falta de reconocimiento impide la libre movilidad de profesionales sanitarios europeos y dificulta el adecuado relevo generacional de los Servicios de EI españoles ante la imposibilidad de que los nuevos graduados en Medicina puedan realizar la especialidad de Enfermedades Infecciosas.