La restricción calórica previene los efectos negativos del envejecimiento en las células (Cell)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Para mejorar el sistema inmunitario, reducir los niveles de inflamación en todo el cuerpo, retrasar la aparición de enfermedades relacionadas con la edad y vivir más tiempo, hay que comer menos, según un nuevo estudio realizado por científicos de Estados Unidos y China que proporciona el informe más detallado hasta la fecha de los efectos celulares de una dieta restringida en calorías en ratas.

Si bien los beneficios de la restricción calórica se conocen desde hace tiempo, los nuevos resultados muestran cómo esta restricción puede proteger contra el envejecimiento en las vías celulares, según publican en Cell.

"Ya sabíamos que la restricción calórica aumenta la vida útil, pero ahora hemos demostrado todos los cambios que ocurren a nivel de una sola célula para causar eso –destaca el autor principal, Juan Carlos Izpisúa, del Laboratorio de Expresión Génica del Instituto Salk (Estados Unidos)-. Esto nos proporciona dianas con las que podremos actuar con medicamentos para tratar el envejecimiento en humanos".

En el nuevo estudio, Izpisúa y colegas, incluidos tres ex alumnos de su laboratorio que ahora dirigen sus propios programas de investigación en China, compararon ratas que comían un 30% menos de calorías con ratas que seguían dietas normales.

Las dietas de los animales se controlaron desde los 18 hasta los 27 meses, lo que equivaldría en humanos a aproximadamente alguien que sigue una dieta restringida en calorías desde los 50 hasta los 70 años.

Tanto al comienzo como al final de la dieta, el equipo aisló y analizó un total de 168.703 células de 40 tipos de células en las 56 ratas. Las células provenían de tejidos grasos, hígado, riñón, aorta, piel, médula ósea, cerebro y músculo.

En cada célula aislada, los investigadores utilizaron tecnología de secuenciación genética de células individuales para medir los niveles de actividad de los genes. También observaron la composición general de los tipos celulares dentro de cualquier tejido dado. Luego, compararon animales viejos y jóvenes en cada dieta.

Muchos de los cambios que ocurrieron cuando las ratas en la dieta normal envejecieron no ocurrieron en ratas con una dieta restringida. Incluso en la vejez, muchos de los tejidos y células de los animales sometidos a restricción calórica se parecían mucho a los de las ratas jóvenes.

En general, el 57% de los cambios relacionados con la edad en la composición celular observados en los tejidos de las ratas en una dieta normal no estaban presentes en las ratas en la dieta restringida en calorías.

"Este enfoque no solo nos dijo el efecto de la restricción calórica en estos tipos de células, sino que también proporcionó el estudio más completo y detallado de lo que sucede a nivel de una sola célula durante el envejecimiento", comenta el coautor Guang-Hui Liu, de la Academia de Ciencias de China.

Algunas de las células y genes más afectados por la dieta están relacionados con la inmunidad, la inflamación y el metabolismo de los lípidos. El número de células inmunes en casi todos los tejidos estudiados aumentó dramáticamente a medida que las ratas control envejecieron, pero no se vio afectado por la edad en ratas con calorías restringidas.

En el tejido adiposo marrón, un tipo de tejido adiposo, una dieta restringida en calorías revirtió los niveles de expresión de muchos genes antiinflamatorios a los observados en animales jóvenes.

"El descubrimiento principal en el estudio actual es que el aumento de la respuesta inflamatoria durante el envejecimiento podría ser reprimido sistemáticamente por la restricción calórica", añade Jing Qu, también profesor de la Academia de Ciencias de China.