La resistencia a los medicamentos podría crear en 2050 una gran crisis económica


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las enfermedades resistentes a los medicamentos podrían causar 10 millones de muertes al año en 2050 y dañar la economía mundial como la crisis financiera de 2008. Además, en 2030 la resistencia a los antibióticos podría sumir a 24 millones de personas en la pobreza extrema, según advierte un informe del Grupo Coordinador Interinstitucional Especial de Naciones Unidas sobre Resistencia a los Antimicrobianos.

Actualmente, al menos 700.000 personas mueren cada año debido a enfermedades resistentes a los medicamentos, entre ellas 230.000 personas que mueren de tuberculosis multirresistente, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Cada vez más enfermedades comunes, como las infecciones de las vías respiratorias, de transmisión sexual y de las vías urinarias, son intratables.

"El mundo ya está sufriendo las consecuencias económicas y sanitarias de la ineficacia de los medicamentos esenciales. Si los países no invierten en todos los niveles de ingresos, las generaciones futuras se enfrentarán a los efectos desastrosos de la resistencia incontrolada a los antimicrobianos", advierte el informe, en el que los expertos exigen una "acción inmediata, coordinada y ambiciosa" para evitar una crisis de resistencia a los medicamentos potencialmente peligrosa.

Así, se recomienda a los países establecer sistemas reglamentarios más sólidos y apoyar programas de sensibilización para el uso responsable y prudente de los antibióticos por parte de los profesionales de la salud humana, animal y vegetal, así como invertir en investigación y desarrollo de nuevas tecnologías que combatan su resistencia. Sobre todas ellas, reclaman eliminar "con urgencia" el uso de importantes antimicrobianos que promueven el crecimiento en el sector de la agricultura.

"La resistencia a los antimicrobianos es una de las mayores amenazas a las que nos enfrentamos como comunidad mundial. Este informe refleja la profundidad y el alcance de la respuesta necesaria para frenar su aumento y proteger un siglo de progreso en salud. Subraya con razón que no hay tiempo para esperar, e insto a todas las partes interesadas a que apliquen sus recomendaciones y trabajen con urgencia para proteger a nuestra población y al planeta y asegurar un futuro sostenible para todos", ha comentado la vicesecretaria general de Naciones Unidas y copresidenta del grupo, Amina Mohammed.