La resistencia a los antibióticos podría causar 2,4 millones de muertes en los próximos 30 años


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las infecciones graves podrían costar la vida de aproximadamente 2,4 millones de personas en Europa, América del Norte y Australia en los próximos 30 años, a menos que se haga más para detener la resistencia a los antibióticos, según ha advertido la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) a través de un informe.

El análisis concluye que tres de cada cuatro muertes podrían evitarse gastando unos 2 euros por persona al año en medidas tan simples como el lavado de manos y una prescripción más prudente de antibióticos. Lidiar con las complicaciones de la resistencia antimicrobiana podría costar hasta 3.000 millones de euros al año en promedio en los 33 países incluidos en el análisis sino intensifican su lucha contra las superbacterias.

Según recoge la OCDE, la proporción de resistencia a ocho pares de antibiótico-bacterias en España ha aumentado desde un 14% en 2005 a un 18% en 2015, y podría llegar a un 19% en 2030 si la tendencia actual en consumo de antibióticos y crecimiento económico y de la población se mantienen. La proporción de resistencia en España es similar al promedio de la OCDE en 2015 (17%).

Así, aseguran que se producen 3,95 muertes por cada 100.000 personas, por 4,72 de media en la OCDE. Se estima que un promedio de 1.830 personas mueren cada año en España debido a infecciones causadas por ocho bacterias resistentes.

En 2050, se calcula que un total de 77.700 españoles morirán a causa de la resistencia antimicrobiana. En cuanto al coste, supone 165.000 euros al año para las arcas públicas españolas por cada 100.000 personas. En 2050, el costo en salud en España podría llegar a los 2.440 millones de euros.

A la luz de estos datos, la OCDE apunta que un amplio paquete de políticas combinando programas de monitoreo, higiene ambiental, campañas de comunicación masivas, y exámenes de diagnóstico rápido podrían evitar 1.400 muertes y ahorrar 107 millones de euros por año en España.

La OCDE advierte de que el sur de Europa corre el riesgo de ser particularmente afectado. Se pronostica que Italia, Grecia y Portugal encabezarán la lista de los países de la OCDE con las tasas de mortalidad más altas de resistencia antimicrobiana, mientras que Estados Unidos, Italia y Francia tendrían las tasas de mortalidad absoluta más altas, con casi 30.000 muertes por resistencia antimicrobiana al año pronosticadas solo en Estados Unidos en 2050.

En última instancia, la OCDE alerta de que la resistencia a los antibióticos ya es alta, y prevé que crezca aún más rápidamente en los países de ingresos bajos y medios. En Brasil, Indonesia y Rusia, por ejemplo, entre el 40 y el 60% de las infecciones ya son resistentes, en comparación con un promedio del 17% en los países de la OCDE. En estos países, se prevé que el crecimiento de las tasas de resistencia antimicrobiana sea de 4 a 7 veces más alto que en los países de la OCDE desde ahora hasta 2050.

"Si bien el crecimiento promedio de la resistencia parece estar desacelerándose, existen graves motivos de preocupación. En toda la OCDE, se espera que la resistencia a los antibióticos de segunda y tercera línea, que presentan la línea de defensa más avanzada y efectiva para prevenir infecciones, sea un 70% más alta en 2030, en comparación con las tasas de resistencia antimicrobiana en 2005 para las mismas combinaciones de antibióticos y bacterias", concluyen.