La recidiva del cáncer de testículo se puede prevenir con un solo ciclo de quimioterapia (Eur Urol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La recidiva del cáncer de testículo se puede prevenir con la mitad de dosis de quimioterapia que se emplea en la actualidad, según los resultados de un ensayo clínico llevado a cabo por investigadores del Institute of Cancer Research (Reino Unido).

Después de la cirugía, a los pacientes con cáncer de testículo se les ofrecen dos ciclos de quimioterapia para destruir cualquier célula cancerosa que ya se haya diseminado, o se les realiza un seguimiento sin administrarles este tratamiento, a no ser que el cáncer vuelva a aparecer, caso en que ya reciben tres ciclos.

Las tasas de supervivencia son muy altas, pero como los hombres suelen ser diagnosticados jóvenes, si eligen recibir quimioterapia pueden tener que vivir con efectos secundarios a largo plazo durante muchas décadas.

En este sentido, el trabajo, publicado en European Urology ha mostrado que dar a los hombres un ciclo de quimioterapia es igual de efectivo para prevenir su reaparición como los dos ciclos utilizados hasta ahora. De hecho, tal y como han observado los investigadores en el trabajo, reducir la exposición general a la quimioterapia redujo los efectos secundarios que pueden tener un impacto de por vida en la salud de los pacientes.

Las dosis más bajas de quimioterapia están relacionadas con tasas reducidas de efectos secundarios, y los investigadores confían en que las tasas encontradas en este estudio son sustancialmente más bajas que las observadas actualmente en la clínica.

"Los hombres con cáncer testicular que tienen un alto riesgo de recurrencia generalmente han sido tratados con dos ciclos de quimioterapia, pero nuestro nuevo estudio encontró que un ciclo fue suficiente para evitar que su tumor regrese. Reducir la dosis general de quimioterapia podría evitar que los hombres jóvenes sufran los efectos secundarios a largo plazo, y también significa que necesitarán menos visitas al hospital para su tratamiento", concluyen los investigadores.