La pubertad temprana en varones se asocia a un mayor riesgo de diabetes tipo 2 (Diabetologia)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los niños que llegan a la pubertad a una edad temprana tienen más probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 de adultos que los que entren en la pubertad más tarde, independientemente de su peso en la infancia, según un estudio observacional que siguió a más de 30.600 hombres suecos nacidos entre 1945 y 1961, publicado en Diabetologia.

Específicamente, los investigadores encontraron que los niños que tuvieron su crecimiento acelerado de la pubertad a la edad de 9,3 a 13,4 años (el grupo más joven) tenían alrededor del doble de probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 temprana (de 57 años o menos), que aquellos que tuvieron el crecimiento acelerado en la edad de 14,8 a 17,9 años (el grupo más mayor), cuando los datos se ajustaron para el índice de masa corporal (IMC).

Además de un mayor riesgo de diabetes tipo 2 temprana, los niños que pasaron por la pubertad en el grupo más joven también tuvieron un riesgo 27% mayor de diabetes tipo 2 tardía (después de los 57 años), no tan pronunciada como la diabetes tipo 2 temprana.

La edad de 57,2 años fue el punto de corte para 'temprano' y 'tardío', ya que era la edad promedio de desarrollar diabetes en el estudio, con un número igual de aquellos que desarrollaron diabetes, tanto antes como después de esta edad.

Las asociaciones entre la pubertad temprana y la diabetes tipo 2 temprana y tardía también se mantuvieron después del ajuste por una variedad de factores que incluyen el año de nacimiento, el país de nacimiento, el peso al nacer y el nivel educativo.

Un IMC elevado en la edad adulta es un factor de riesgo bien conocido para la diabetes tipo 2. Estudios anteriores han encontrado que los niños con sobrepeso cuando son niños, o que aumentan de peso excesivamente durante la pubertad, tienen más probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 en la edad adulta.

Además, la evidencia sugiere un vínculo entre el inicio temprano de la pubertad en las niñas (inicio de la menstruación) y un mayor riesgo de diabetes, pero los estudios retrospectivos en los niños se han visto obstaculizados por la falta de marcadores de pubertad fácilmente disponibles.

El propósito de este nuevo estudio fue determinar si el momento de la pubertad puede estar relacionado con el riesgo de diabetes en los hombres, incluso después de ajustar los cambios en el IMC, utilizando una medida objetiva del momento de la pubertad.

En este estudio, Jenny Kindblom y Claes Ohlsson, de la Universidad de Gotemburgo (Suecia), y colegas analizaron los registros de salud de 30.697 hombres suecos nacidos entre 1945 y 1961 a quienes se les midió el IMC tanto en la infancia (8 años) como en la edad adulta joven (20 años) como parte del Estudio de Epidemiología de IMC Gotemburgo, basado en la población en Suecia.

El momento de la pubertad se calculó utilizando la edad a la velocidad máxima de estatura (PHV), el momento en que los niños crecen más rápido durante el período de crecimiento adolescente, que ocurre alrededor de 2 años después de la pubertad. La edad promedio en la pubertad fue de 14 años.

Los datos de los participantes sobre estatura y peso durante la infancia y la adolescencia se vincularon con los registros nacionales y se siguieron hasta finales de 2016 o hasta que se les diagnosticara diabetes tipo 2, emigraron o murieron. Durante un seguimiento promedio de 30,7 años (a partir de los 30 años), 1.851 hombres fueron diagnosticados con diabetes tipo 2, a una edad promedio (mediana) de 57,2 años.

Por cada año anterior que se produjo el crecimiento acelerado de la pubertad, el riesgo de desarrollar diabetes temprana aumentó en un 28%, mientras que el riesgo de diabetes tardía aumentó en un 13%. Estas asociaciones fueron similares después de ajustar el IMC a los 8 años de edad (24% frente a 11%).

Sin embargo, cuando los investigadores ajustaron los análisis para el IMC después de la pubertad (es decir, a los 20 años de edad), las asociaciones se atenuaron y se perdió la asociación significativa con diabetes tipo 2 tardía.

Es importante destacar que la pubertad temprana todavía se asoció significativamente a la diabetes tipo 2 temprana también después del ajuste para el IMC a los 20 años, con un aumento del 16% en el riesgo de diabetes temprana por año anterior a la pubertad.

Por el contrario, un crecimiento acelerado de la pubertad a una edad tardía (después de los 15 años, el último 20%) se asoció a un riesgo reducido del 30% de desarrollar diabetes temprana en comparación con los que atraviesan la pubertad a la edad promedio (el 20% 'medio' de los hombres que pasaron por la pubertad entre los 13.8 y 14.3 años de edad).

Los hombres que tuvieron un brote temprano de crecimiento puberal también tenían más probabilidades de requerir tratamiento con insulina si desarrollaban diabetes tipo 2 (un riesgo 25% mayor de desarrollar diabetes tipo 2 dependiente de insulina por cada año anterior a la pubertad).

"Nuestros hallazgos sugieren que la pubertad temprana podría ser un nuevo factor de riesgo independiente para la diabetes tipo 2 en los hombres –explican los autores-. Dado el riesgo aparentemente mayor entre los niños que comienzan la pubertad antes de la edad promedio de 14 años, estimamos que un 15% menos de hombres que fueron diagnosticados durante el estudio habrían desarrollado diabetes tipo 2 si no hubieran comenzado la pubertad temprano".

"Aunque los mecanismos para el vínculo entre la pubertad temprana y el mayor riesgo de diabetes tipo 2 no están claros -prosigue-, es posible que comenzar la pubertad a una edad más temprana pueda conducir a la acumulación de exceso de grasa abdominal, lo que a su vez aumenta los factores de riesgo cardiometabólico como presión arterial alta, diabetes y niveles anormales de lípidos".

A su juicio, "estos hallazgos fortalecen el concepto de que la pubertad temprana es parte de una trayectoria adversa durante la infancia y la adolescencia, y que contribuye un IMC alto tanto antes como después de la pubertad. Un control continuo del desarrollo de altura y peso durante la infancia y la adolescencia es importante y podría ayudar a identificar a las personas con mayor riesgo".