La prueba de ADN es una herramienta de detección de cáncer cervical eficaz para mujeres en países de bajos ingresos (J Global Oncol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El cáncer cervical es un problema importante en los países de ingresos bajos y medianos debido a la falta de pruebas de detección adecuadas, como la prueba de Papanicolaou. Estos países tienen una alta incidencia de cáncer cervical relacionado con el virus del papiloma humano (VPH). Debido a la falta de recursos para las pruebas de detección de cáncer, estos países representan el 85% de todos los casos de cáncer cervical.

Un grupo de investigadores del Centro de Cáncer Norris Cotton de Dartmouth (Estados Unidos), dirigido por Gregory Tsongalis, introdujo un protocolo de prueba basado en ADN de bajo costo para el VPH en Honduras. El equipo encontró que de 1.732 mujeres sometidas a cribado, el 28% dio positivo para un tipo de VPH de alto riesgo y, de ellas, el 26% tuvo más de una infección por VPH.

Los resultados también mostraron que los genotipos del VPH más comunes detectados durante las pruebas eran diferentes de los que se encuentran comúnmente en Estados Unidos. Sus hallazgos se han publicado recientemente en el Journal of Global Oncology.

"Hemos demostrado que el cribado del cáncer cervicouterino se puede implementar en entornos de bajos recursos utilizando este método, y que las mujeres están muy interesadas y participan en las pruebas y las visitas clínicas de seguimiento cuando sea necesario -subraya Tsongalis-. Este estudio también identificó algo que no esperábamos y esa es una diferencia muy significativa en los tipos de VPH de alto riesgo que detectamos".

Estos hallazgos podrían significar profundas implicaciones para los programas de vacunación. "Las causas del cáncer cervical, aunque son de naturaleza viral, no son siempre el mismo tipo de virus y podrían afectar a la agresividad de la enfermedad, las vacunas y las terapias", apunta.

El equipo quiere usar sus resultados para guiar estudios de tejido de cáncer cervical real y también para formular ensayos de vacunas terapéuticas. "Poder evaluar a las personas que nunca antes han sido evaluadas y estudiar el impacto de las pruebas en su atención médica, así como nuestra comprensión de la biología de la enfermedad, es lo más emocionante", concluye Tsongalis.