La proteína LiaX puede ser el “talón de Aquiles” de los enterococos resistentes a la vancomicina (PNAS)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en Houston (Estados Unidos) afirman haber identificado el “talón de Aquiles” de una superbacteria resistente a los medicamentos que cada año infecta a unos 54.500 estadounidenses.

En concreto, los autores, cuyo trabajo ha sido publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, han identificado a la proteína LiaX, que actúa como un mecanismo de defensa de los enterococos resistentes a la vancomicina (VRE), lo que abre la puerta a futuras opciones de tratamiento en la lucha contra la resistencia a los antibióticos.

Esta proteína es liberada por bacterias en el medio ambiente para detectar la presencia de antibióticos, lo que provoca la reestructuración de la célula bacteriana y evita que el medicamento lo destruya. Los investigadores estudiaron cepas clínicas de VRE que pudieron frenar la acción de la daptomicina, tratamiento de último recurso para infecciones bacterianas graves, a la hora de atacar la membrana celular de la bacteria.

"La forma en la que la daptomicina funciona para matar las bacterias no se comprende completamente. Sabemos que las bacterias tienen un 'tabique de división', una región en el medio de la célula donde se dividen, y esa daptomicina se une al tabique para matar la célula. Sin embargo, las bacterias han aprendido a distraer al antibiótico de su objetivo", explican los científicos.

Los enterococos y otras bacterias tienen un sistema de respuesta al estrés, llamado LiaFSR, que ayuda a los gérmenes a desarrollar resistencia a los medicamentos y adaptarse a muchos estresores ambientales. En este sentido, los autores han observado que la proteína LiaX juega un papel importante en este mecanismo.

Cuando estudiaron las cepas clínicas, observaron una en particular de un paciente que tenía una infección por VRE en la sangre. Si bien esa cepa comenzó siendo sensible a la daptomicina, desarrolló resistencia después de que el enfermo fue tratado con el fármaco. "Observamos altos niveles de la proteína fuera de la célula que se unía al antibiótico y enviaba señales a la misma para activar la respuesta al estrés", explican, tras comentar que la proteína no solo detecta los antibióticos, sino que también indica cuándo se está produciendo una respuesta inmunitaria.

Según los investigadores, una conclusión importante de su estudio no es solo que VRE produce una proteína centinela que puede proteger a las bacterias contra los antibióticos y el sistema inmunitario, sino que su protección hace que las bacterias sean más letales durante la infección.