La protección contra el virus Zika puede radicar en una proteína derivada de los mosquitos (Nat Microbiol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Al atacar a una proteína que se encuentra en la saliva de los mosquitos que transmiten el virus Zika, investigadores de la Universidad de Yale (Estados Unidos) redujeron la infección por Zika en ratones. El hallazgo, publicado en Nature Microbiology, muestra cómo los científicos podrían desarrollar una vacuna contra el Zika y virus similares transmitidos por mosquitos.

No existe una vacuna o terapia actual para la infección por el virus Zika. Una fuente de una estrategia de vacuna potencial es el mosquito Aedes aegypti, que transporta y transmite el virus.

Dirigido por Erol Fikrig, el equipo aisló anticuerpos de la sangre de ratones picados por mosquitos. Realizaron una prueba genómica para identificar las proteínas de los mosquitos y analizaron las proteínas para determinar su efecto en el cultivo de células, así como en modelos de ratones infectados, contra el virus Zika. Identificaron una proteína, AgBR1, que exacerbó la infección por Zika en los animales.

En experimentos adicionales, examinaron cómo el bloqueo de AgBR1 podría influir en la infección por Zika. Desarrollaron un antisuero AgBR1 y se lo dieron a los roedores, a los que luego picaron mosquitos infectados con el virus Zika. El equipo observó que el antisuero redujo el nivel de virus Zika en los animales con el tiempo y que también brindó protección parcial contra la enfermedad y la muerte.

El estudio muestra que los anticuerpos contra la proteína del mosquito pueden proteger a los animales de la infección por el virus Zika. Aunque se necesita más investigación, estos resultados podrían llevar a una vacuna. "El objetivo final sería desarrollar una vacuna que sea eficaz contra el virus dirigiéndose a una proteína salival", apunta Fikrig.

Los autores planean estudiar proteínas adicionales de los mosquitos para ver si tienen un efecto similar en la infección. Si se confirma el enfoque de dirigirse a las proteínas, podría aportar información para el desarrollo de vacunas contra otros virus transmitidos por mosquitos de la misma familia de flavivirus, como los que causan el dengue y la enfermedad del Nilo Occidental. "Podría ser una nueva estrategia -afirma Fikrig-. Si esta proteína fuera importante para otros flavivirus, podría ser importante para otras infecciones".