La prevalencia de la coinfección por VIH y VHC en España se ha reducido en más de un 80% en tres años


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La prevalencia de la coinfección activa del virus de la hepatitis C (VHC) en pacientes con VIH en España se ha reducido un 83,3% entre 2015 y 2018, situándose ya por debajo del 4%, según se desprende de un nuevo estudio realizado por expertos del Grupo de Estudio de Sida de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Gesida).

El trabajo se ha realizado sobre una muestra de 1.733 pacientes, seleccionados aleatoriamente de la población de referencia constituida por 40.650 pacientes que estaban en seguimiento activo en 43 hospitales españoles, lo que corresponde aproximadamente a un tercio del total de la población infectada por el VIH en España.

En concreto, en el 2018 la prevalencia de la coinfección del VIH y VHC se situó en el 3,7%, lo que supuso un descenso del 53,8% respecto al 2017 (8%) y del 83,3% del 2015 (22,1%). Este descenso se ha producido, tal y como ha asegurado Juan Berenguer uno de los coordinadores del trabajo, al acceso al tratamiento anti-VHC basado en antivirales de acción directa (AAD), el cual pasó de ser del 59,3% de todos aquellos con infección activa en 2015 al 92,2% en 2017.

"De los pacientes con infección activa por VHC, un tercio estaban recibiendo tratamiento con AAD en el momento del estudio. Si consideramos que la mayoría de estos últimos pacientes habrán logrado respuesta viral sostenida (estar curados de la hepatitis C), la proporción de infección activa por VHC en pacientes con VIH en España a finales del 2018 podría situarse en torno al 2,5%", ha dicho Berenguer.

La adquisición de la infección por consumo de drogas inyectadas ha sido la principal vía de transmisión de los pacientes con hepatitis C en España, si bien, según ha explicado otro de los coordinadores del trabajo, Juan González, sigue aumentando la infección entre hombres que practican sexo con hombres, grupo que alcanzó en 2018 el 10,9% (2,7% en 2015).

Al mismo tiempo, González ha avisado de que uno de los principales retos en este aspecto es la cirrosis hepática, ya que en el estudio el 10,9% de los pacientes con infección activa por VHC la padecía. Además, también la tenían el 26,4% de los pacientes que habían logrado respuesta viral sostenida tras recibir el tratamiento anti-VHC.

Por tanto, prosigue, considerando tanto a los pacientes con infección activa por VHC como a los curados con el tratamiento, en 2017 un 6,7% de los pacientes infectados por VHC en España tenía cirrosis hepática por VHC. "Esto supone una carga importante de trabajo en los servicios sanitarios, especialmente si se tiene en cuenta que en España hay entre 8.500 y 9.000 pacientes que tiene como secuela una cirrosis secundaria tras haber superado una hepatitis C", ha declarado.