La prejubilación de 20.000 médicos, de entre 60 y 65 años, ahorraría al SNS 378 millones


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) y el sindicato de Enfermería -como ya ha adelantado EL MÉDICO INTERACTIVO- están realizando sendos estudios jurídicos con el fin de que los médicos y los enfermeros del Sistema Nacional de Salud (SNS) puedan tener la opción, si lo desean, de jubilarse en una horquilla de edad de entre los 60 y 65 años, si tienen una media de cotización de 30 a 35 años.

En esta misma línea trabaja también la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) que pretende extrapolar el estudio jurídico que están realizando para adelantar la edad de jubilación a policías nacionales a la profesión sanitaria.

El objetivo último es el mismo que persiguen CESM y Satse, la jubilación optativa de entre los 60 y 65 años. Sin embargo, a diferencia de las centrales profesionales, desde CSIF abogan por que la prejubilación se extienda no solo a médicos y enfermeros, sino a todos los trabajadores del sector.

Desde CSIF consideran que todos los puestos en salud tienen unas situaciones de penosidad y afectados también por unas peculiaridades de peligrosidad y desgaste “por los que son candidatos igualmente que los facultativos y la enfermería a la prejubilación”, apuntan fuentes próximas del sindicato, referenciando similitudes del sector con el de bomberos o policías locales.

Las sindicatos son conscientes de la dificultad existente a la hora de argumentar la mala vejez que provoca trabajar a la hora de prejubilar al facultativo, profesional de Enfermería o a cualquier otro trabajador del sector. “Porque es preciso asegurar unos mínimos de peligrosidad, penosidad, etc., que en cuestión de siniestralidad son más complicados de cumplir”.

CSIF lleva tiempo trabajando en la prejubilación y hace años ya realizó un estudio para conocer el impacto económico que tendría la jubilación de unos 20.000 facultativos, entre los 60 y 65 años. Tal y como ya adelantó, si dejaran sus puestos de manera voluntaria con el cien por cien de su retribución y respetando la tasa de reposición ahorrarían al SNS más de 378 millones de euros.

Contratos relevo

Mientras CESM, CSIF y SATSE apuestan firmemente por las prejubilaciones de los sanitarios de forma voluntaria, desde la Secretaria de Salud, Servicios Sociosanitarios y Dependencia de FEsP-UGT abogan  en lugar de adelantar la edad de jubilación, por los contratos relevo.

En esta línea, sostienen que muchos de los facultativos que buscan tener la posibilidad de adelantar su jubilación lo hacen por las “malas condiciones laborales y por el desgaste que se mantienen por las políticas de restricciones impuestas por el Gobierno del PP desde el inicio de la crisis. Si realizaran su función en buenas condiciones, muchos de ellos no querrían prejubilarse”, indican a EL MÉDICO INTERACTIVO desde distintas Asociaciones médicas.