La pérdida de astrocitos en el cerebro está asociada a la tartamudez (PNAS)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Usando un modelo de tartamudez en ratones, científicos del Instituto Nacional de Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación de Estados Unidos han demostrado que la pérdida de células en el cerebro llamadas astrocitos está asociada a la tartamudez.

En el trabajo, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, la pérdida de astrocitos fue más prominente en el cuerpo calloso, una parte del cerebro que une los dos hemisferios. Estudios previos de imagen han identificado diferencias en los cerebros de las personas que tartamudean en comparación con los que no lo hacen. Además, algunos de estos estudios en personas han revelado problemas estructurales y funcionales en la misma región cerebral que el nuevo estudio con ratones.

Los investigadores saben que la tartamudez proviene de problemas con los circuitos en el cerebro que controlan el habla, pero se desconoce con precisión cómo y dónde ocurren estos problemas. "La identificación de los cambios genéticos, moleculares y celulares que subyacen a la tartamudez nos ha llevado a entender la tartamudez persistente como un trastorno cerebral", asegura uno de los autores de la investigación, Andrew Griffith.

Investigaciones anteriores han identificado varios genes asociados a la tartamudez. En este estudio, los investigadores se propusieron identificar los cambios en el cerebro causados por las mutaciones en un gen llamado GNPTAB, uno de los previamente vinculados a la tartamudez.

Diseñaron esta mutación en los ratones para crear un modelo de investigación. Los ratones con la mutación en GNPTAB tuvieron largas pausas en su flujo de vocalizaciones, similares a las que se encuentran en personas con la misma mutación. Al igual que las personas que tartamudean, los ratones eran normales en todos los demás aspectos.

Los investigadores examinaron luego el tejido cerebral de los ratones y encontraron una disminución en los astrocitos, pero no en otros tipos de células, en los animales con la mutación genética en comparación con los ratones sin la mutación.

La pérdida de astrocitos fue más pronunciada en el cuerpo calloso de los ratones con mutaciones. Además, usando métodos avanzados de resonancia magnética, detectaron un volumen local reducido del cuerpo calloso en los ratones con mutaciones a pesar de los valores normales de RM, proporcionando apoyo adicional para un defecto en esta región cerebral.