La ONU insta a tomar medidas para eliminar la mutilación genital femenina en 2030


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Naciones Unidas ha llamado hoy miércoles a los gobiernos a tomar medidas para poner fin a la mutilación genital femenina, una "violación de los Derechos Humanos", para evitar que decenas de millones de niñas sean mutiladas de aquí a 2030.

En un comunicado conjunto del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA), el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y ONU Mujeres, con motivo del Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina, las organizaciones han señalado que para poder poner fin a esta práctica es necesario combatir con la desigualdad de género y trabajar en el "empoderamiento social y económico de las mujeres".

"Dado que la mutilación genital femenina es una forma de violencia de género, no es posible hacerle frente al margen de otras formas de violencia contra las mujeres y niñas, o de otras prácticas nocivas como el matrimonio infantil y forzado", afirma el comunicado.

Según Naciones Unidas, en la actualidad al menos 200 millones de niñas y mujeres han sufrido la mutilación genital y para evitarlo ha instado a los gobiernos de los países en los que la práctica está extendida a "elaborar planes de acción nacionales para erradicarla".

"En los planes deben incluirse partidas presupuestarias destinadas a servicios integrales de salud sexual y reproductiva, educación, asistencia social y de carácter jurídico", subraya el comunicado.

Además ha recalcado que los líderes religiosos locales tienen que acabar con el mito de que la mutilación genital femenina se sustenta en la religión. "Hay que facilitar más información a las personas y familias acerca de los beneficios de abandonar la mutilación genital femenina".

En el comunicado, las organizaciones han indicado que la práctica vulnera el derecho de las mujeres a la salud sexual y reproductiva, entre otras cosas, y que se trata además de una "violación de la ética médica", ya que acarrea riesgos.