La ONU destina 15 millones de dólares a países vulnerables para luchar contra el coronavirus


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El jefe de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas, Mark Lowcock, ha liberado 13,56 millones de dólares del Fondo Central para la Acción en Casos de Emergencia (CERF) para ayudar a los países pobres a prepararse en la lucha contra COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus.

La financiación de Naciones Unidas se ha entregado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). Se financiarán actividades esenciales como la vigilancia de la propagación del virus, la investigación de los casos y el funcionamiento de los laboratorios nacionales. La OMS ha pedido 675 millones de dólares para financiar la lucha contra el coronavirus.

"Todavía no vemos pruebas de que el virus se esté propagando libremente. Mientras ese sea el caso, todavía tenemos una oportunidad de contenerlo. Pero hay que tomar medidas rápidas y enérgicas para detectar los casos a tiempo, aislar y atender a los pacientes, y rastrear los contactos. Debemos actuar ahora para evitar que este virus ponga en riesgo más vidas. Esta subvención ayudará a los países con sistemas de salud frágiles a impulsar sus operaciones de detección y respuesta. Tiene el potencial de salvar las vidas de millones de personas vulnerables", ha asegurado Lowcock.

Por su parte, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha resaltado que la posible propagación del virus a países con sistemas de salud más débiles es una de las mayores preocupaciones del organismo. "Estos fondos ayudarán a estos países a prepararse para detectar y aislar los casos, proteger a sus trabajadores de la salud y tratar a los pacientes con dignidad y atención adecuada. Esto nos ayudará a salvar vidas y a hacer retroceder el virus", ha celebrado.

UNICEF encabeza las medidas preventivas en las comunidades de los países afectados mediante la comunicación de riesgos, el suministro de botiquines médicos y de higiene a escuelas y clínicas de salud y la vigilancia de los efectos del brote para apoyar la continuidad de la atención, la educación y los servicios sociales.

"En este momento crucial, se debe hacer todo lo posible para hacer retroceder el brote. Estos fondos cruciales apoyarán nuestros esfuerzos mundiales para reforzar los sistemas de salud más débiles e informar a los niños, las mujeres embarazadas y las familias sobre cómo protegerse", ha comentado la directora Ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore.

Desde que se puso en marcha en 2006, el CERF ha proporcionado más de 6.000 millones de dólares (5.423 millones de euros) a más de 100 países y ha ayudado a cientos de millones de personas.