La OMS incluye el rechazo a las vacunas entre las 10 amenazas a la salud global en 2019


  • Eliana Mesa
  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Puntos clave

  • La vacunación es una de las formas más coste-efectivas de evitar las enfermedades prevenibles.
  • El rechazo a vacunar amenaza con revertir el progreso realizado en la lucha contra dichas enfermedades prevenibles.
  • La OMS destaca el papel crucial de los profesionales de la salud, como aquellos que mejor pueden asesorar sobre la decisión de vacunar.

En este año 2019, la OMS comienza su decimotercer plan estratégico quinquenal, cuyo objetivo final es mejorar la salud y el bienestar global. Para ello, ha identificado 10 amenazas para la salud, entre las que se encuentra el rechazo al uso de las vacunas. Como ejemplo de este problema, se ha visto un aumento de los casos de sarampión a nivel mundial en países donde la enfermedad estaba próxima a la erradicación.

Uno de los retos a los que se enfrenta el mundo es la prevención de enfermedades que pueden evitarse por medio de la vacunación, como el sarampión o la difteria. La vacunación es una de las formas más económica y eficaz de evitar la enfermedad: según la OMS, actualmente previene de 2 a 3 millones de muertes al año. Cifra que podría aumentar considerablemente si se mejorara la cobertura mundial de vacunas. Entre los factores que reducen dicha cobertura está el rechazo a la vacunación por parte de ciertos sectores, que deciden no vacunarse por diversos motivos.

En este contexto, el rechazo a vacunar (a pesar de la disponibilidad de vacunas) amenaza con revertir el progreso realizado en la lucha contra dichas enfermedades prevenibles. Un grupo asesor de vacunas de la OMS ha identificado la autocomplacencia, la falta de acceso a las vacunas y la falta de confianza en ellas como razones clave que conducen a esa actitud.

La OMS destaca el papel crucial de los profesionales de la salud, como aquellos que mejor pueden asesorar sobre la decisión de vacunar. Para ello es preciso que tengan el apoyo necesario para disponer de información contrastada y verídica sobre este tema.