La obesidad se relaciona con una mayor supervivencia tras un ictus


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El sobrepeso parece asociarse a una mayor probabilidad de sobrevivir a un ictus, según un estudio preliminar que se presentará en la 71 Reunión Anual de la Academia Americana de Neurología en Filadelfia, que se celebrará del 4 de al 10 de mayo.

Los médicos lo llaman la paradoja de la obesidad. Se trata de una teoría médica que sugiere que la obesidad puede ser protectora para algunas personas, como las muy mayores o con ciertas enfermedades crónicas. "Se detectó por primera vez que tener peso adicional puede desempeñar un papel en la supervivencia de las personas con enfermedades renales y cardiacas, por lo que sentimos la necesidad de investigar si también estaba relacionado con una mejor supervivencia tras un ictus", apunta el autor del estudio, Zuolu Liu, de la Universidad de California en Los Ángeles (Estados Unidos).

El estudio examinó a 1.033 personas con una edad promedio de 71 años que sufrieron un ictus isquémico agudo. Calcularon el índice de masa corporal (IMC) de los participantes y los dividieron en cinco categorías: peso bajo, normal, sobrepeso, obeso y severamente obeso. Después monitorizaron a los pacientes durante tres meses después del ictus, midiendo sus niveles de discapacidad.

El estudio encontró que las personas gravemente obesas tenían 62% menos probabilidades de morir que las personas de peso normal. Los individuos obesos presentaban 46% menos probabilidades de morir y los que tenían sobrepeso 15% menos.

Por el contrario, las personas con bajo peso registraban 67% más probabilidades de morir después de un accidente cerebrovascular que las personas de peso normal. Estos resultados se calcularon después de que los investigadores ajustaron otros factores que podrían afectar a las tasas de supervivencia, como la hipertensión, la hipercolesterolemia o el consumo de tabaco.

De las 95 personas que eran gravemente obesas, 11 murieron durante el estudio, en comparación con 19 de las 192 personas que eran obesas, 58 de las 395 personas que tenían sobrepeso, 55 de las 327 personas que tenían un peso normal y 6 de las 24 personas que tenían bajo peso.

"Una posible explicación es que las personas con sobrepeso u obesidad pueden tener una reserva nutricional que les ayude a sobrevivir durante una enfermedad prolongada -afirma Liu-. Se necesita más investigación para evaluar la relación entre el IMC y el ictus".