La obesidad se relaciona con la disminución de los niveles de testosterona en varones (Obesity)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un estudio llevado a cabo por investigadores del CIBER de Obesidad y Nutrición (CIBEROBN), adscritos a la Unidad de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Virgen de la Victoria (Málaga), pertenecientes al Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (IBIMA), ha relacionado la obesidad con la disminución de los niveles de testosterona en hombres.

En los últimos años, se ha constatado que la hipoandrogenemia (hipogonadismo o déficit de testosterona) asociada a la obesidad está aumentando de forma paralela al número de personas obesas en el mundo, pero se desconocía su prevalencia en hombres jóvenes no diabéticos con obesidad.

Por este motivo, los expertos, cuyo trabajo ha sido publicado en Obesity, han querido analizar la prevalencia de la hipoandrogenemia y factores de riesgo asociados en esta población. Para ello, han evaluado a 266 hombres no diabéticos menores de 50 años de edad con obesidad, remitidos desde atención primaria, encontrando niveles reducidos de testosterona (la principal hormona sexual masculina) en el 25,6% de los participantes, aumentando este porcentaje hasta el 80% en los varones con obesidad más extrema.

"El exceso de peso es, por tanto, el factor que más estrechamente se relaciona con el descenso de los niveles de testosterona", han dicho los expertos, quienes han demostrado también que otros factores relacionados con el descenso en los niveles de testosterona son el incremento de la edad y la reducción en las concentraciones plasmáticas de LH, hormona hipofisaria que estimula la producción de testosterona a nivel testicular.

El descenso de la testosterona se ha relacionado con múltiples problemas médicos, como una peor composición corporal (mayor cantidad de grasa y menor de músculo), incremento de la resistencia a la insulina, hipertensión arterial, síndrome metabólico, diabetes tipo 2, disfunción eréctil, enfermedad cardiovascular e incluso una mayor mortalidad a largo plazo.

"Una cuestión muy relevante en este estudio es que, dado que el incremento de la edad y determinadas enfermedades se relacionan con el descenso de los niveles de testosterona, esta investigación se ha realizado exclusivamente en menores de 50 años, que no tuviesen diabetes ni enfermedades crónicas", ha añadido el coautor del artículo, Francisco Tinahones.

Por último, los investigadores han destacado la importancia de implementar en estos pacientes estrategias para abordar el exceso de peso y promover un estilo de vida saludable, para evitar la obesidad y posibles complicaciones asociadas, como el propio descenso de testosterona.