La obesidad puede ser responsable de una cuarta parte de los casos de asma infantil (Pediatrics)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un estudio que incluye datos de salud de más de medio millón de niños en Estados Unidos sugiere que el exceso podría ser la culpable de aproximadamente un cuarto (del 23 al 27%) de asma en niños obesos, según investigadores de la Universidad de Duke (Estados Unidos) y colaboradores de National Pediatric Learning Health System (PEDSnet).

Esto podría significar que aproximadamente el 10% de todos los niños de 2 a 17 años con asma, casi un millón de menores en Estados Unidos, podría haber evitado la enfermedad manteniendo un peso saludable, según los hallazgos de los investigadores, publicados en Pediatrics.

"El asma es la principal enfermedad crónica en los niños y algunas de las causas, como la genética y las infecciones virales durante la infancia, son cosas que no podemos prevenir -señala el autor principal, Jason E. Lang-. La obesidad puede ser el único factor de riesgo para el asma infantil que se puede prevenir. Esta es otra evidencia de que es importante mantener a los niños activos y con un peso saludable".

Para el estudio retrospectivo, los investigadores analizaron datos de 507.496 niños de más de 19 millones de visitas al médico en seis importantes centros de salud infantil. Los datos se incluyeron en una red de datos de investigación clínica llamada PEDSnet entre 2009 y 2015.

Se había diagnosticado a los niños clasificados con asma en dos o más citas médicas y también se les había prescrito un medicamento, como un inhalador. Asimismo, las pruebas de su función pulmonar confirmaron que tenían la enfermedad. Los niños clasificados como obesos -con índice de masa corporal (IMC) en el percentil 95 o superior para su edad y sexo- tenían un 30% más de riesgo de desarrollar asma que los compañeros de peso saludable.

El asma no afectó solo a las personas con obesidad. Los niños que tenían sobrepeso, pero no eran obesos (IMC en el percentil 85-94) también presentaban un 17% más de riesgo de asma en comparación con sus compañeros de peso saludable. Los investigadores calcularon el riesgo de asma utilizando varios modelos y, tras tener en cuenta factores de riesgo como el sexo, la edad, el estado socioeconómico y las alergias, los resultados se mantuvieron similares.

El estudio tiene varias limitaciones, según Lang, como que los datos se recopilaron durante las visitas al médico y no en un entorno de investigación clínica controlada. Lang cree que se necesitan más experimentos para demostrar que el sobrepeso y la obesidad provocan directamente cambios que conducen al asma porque los científicos no comprenden completamente cómo o por qué sucede.

Los investigadores han explorado hipótesis, incluidas las posibles diferencias en cómo se desarrollan los pulmones y las vías respiratorias de los niños cuando tienen sobrepeso, y los cambios inflamatorios en el cuerpo debido a la obesidad, dice Lang. Sin embargo, estos hallazgos y otros, como la forma en que el asma a menudo mejora con la pérdida de peso, sugieren que la obesidad desempeña un papel clave o es directamente culpable, dice Lang.

"Creo que es razonable preocuparse de que sea una relación causal -afirma Lang-. Parece que el sobrepeso o la obesidad cuando un niño aumenta significativamente su riesgo de desarrollar asma, y es un incremento significativo, lo que dirige de nuevo la atención a la importancia de prevenir la obesidad a una edad temprana".