La obesidad puede agravar la esclerosis múltiple recurrente-remitente (Mult Scler J)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La obesidad es un factor agravante en la esclerosis múltiple (EM) recurrente-remitente, la forma más común de la enfermedad, según un estudio de la Unidad de Neurología y Neurorehabilitación del IRCCS Neuromed de Pozzilli (Italia), que confirma que el metabolismo lipídico puede tener un papel en la determinación de la gravedad de la enfermedad.

Publicada en Multiple Sclerosis Journal, la investigación, que incluyó a 140 pacientes, mostró que en el momento del diagnóstico los pacientes obesos tienen un mayor riesgo de presentar una puntuación más alta en la EDSS (Expanded Disability Status Scale), la herramienta utilizada para evaluar la gravedad de la esclerosis múltiple.

Los investigadores también han estudiado, desde un punto de vista bioquímico, la relación entre la esclerosis múltiple y el peso corporal excesivo, analizando los niveles de inflamación del sistema nervioso central y las concentraciones de lípidos en la sangre.

Centraron su investigación en algunas moléculas implicadas en la inflamación. El análisis del líquido cefalorraquídeo mostró en los pacientes obesos mayores niveles de interleucina-6 (IL-6) y leptina, dos moléculas bien conocidas como promotoras del proceso inflamatorio. En contraste, la interleucina-13 (IL-13), con acción antiinflamatoria, se redujo. Con respecto al perfil lipídico, los niveles más altos de triglicéridos y un rato más elevado de colesterol total partido por colesterol HDL han sido correlacionados con niveles más altos de IL-6.

"El análisis del líquido cefalorraquídeo ha puesto de relieve el papel de la leptina producida por las células grasas. Estudios anteriores han demostrado que la leptina está directamente involucrada en la compleja relación entre metabolismo e inflamación. Por lo tanto, nuestros resultados sugieren que el exceso de peso corporal y la alteración del perfil lipídico se asocian a un aumento de la inflamación central que provoca una peor expresión clínica de la enfermedad", explica uno de los autores, Mario Stampanoni Bassi.