La obesidad infantil aumenta el riesgo de cáncer de vejiga (Ann Human Biol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los adultos que tuvieron sobrepeso en la infancia pueden tener un mayor riesgo de desarrollar cáncer de vejiga, según nuevos hallazgos de un estudio publicado en Annals of Human Biology.

Uno de los primeros estudios de este tipo, basado en datos de más de 315.000 niños de Dinamarca, muestra que el índice de masa corporal (IMC) se asocia a la enfermedad más adelante en la vida. Un aumento del IMC por encima del promedio durante la infancia, un peso alto al nacer y una altura por debajo de la media también aumentan las probabilidades.

Identificar las causas podría conducir a una mejor comprensión de la enfermedad, el noveno cáncer más común en el mundo, con altas tasas de recurrencia y que afecta en mayor medida a varones mayores de 65 años.

"Estos resultados sugieren que los niveles más altos de sobrepeso y obesidad en los niños de hoy pueden contribuir a una mayor carga de cáncer de vejiga en el futuro", advierte la autora principal, Kathrine K Sorensen, del Hospital de Bispebjerg y Frederiksberg (Dinamarca).

"La posibilidad general de desarrollar la enfermedad puede ser baja, pero tiene un impacto personal y económico significativo -prosigue-. Nuestro estudio contribuye a la comprensión de cómo el tamaño corporal temprano en la vida puede indicar un riesgo de cáncer de vejiga".

El vínculo entre el cáncer de vejiga y los factores de estilo de vida como la obesidad ya está establecido. Sin embargo, se sabe poco acerca de si esta asociación tiene su origen en la infancia.

Los hallazgos se basaron en información relacionada con 315.763 niños nacidos entre 1930 y 1989, y de edades comprendidas entre los 7 y los 13 años. Estos datos del Registro de Registros de Salud Escolar de Copenhague incluyeron el IMC, el peso al nacer y la estatura, y se hicieron referencias cruzadas con el Registro Danés de Cáncer.

El número de individuos diagnosticados con cáncer de vejiga de adultos fue de 1.145, incluidos 839 varones. El riesgo de desarrollar la enfermedad más adelante en la vida fue, por ejemplo, 10 diez% más alto para un niño de 13 años de estatura promedio (154,5 cm) cuyo IMC aumentó 5,9 kg por encima de lo normal (el equivalente a 42,5 kg).

Por el contrario, un niño de la misma edad y 8 cm más alto que el promedio (162,5 cm) tenía un riesgo seis% menor de ser diagnosticado, según la investigación.

Un niño con bajo peso al nacer (2,5 kg) tenía un riesgo 26% más alto y un 36% más alto para los bebés grandes (4,5 kg) en comparación con los niños con un peso promedio al nacer (3,5 kg).

El estudio estuvo limitado por la falta de información sobre los factores de estilo de vida en la edad adulta asociados al cáncer de vejiga, como el tabaquismo y la ocupación. Los investigadores tampoco tuvieron acceso a los datos sobre exposiciones maternas durante el embarazo, lo que puede haber afectado al peso al nacer de los niños y provocar cáncer de vejiga en la edad adulta.

"Para poner nuestros resultados en perspectiva, para dos niños de 13 años de estatura promedio (154,5 cm), pasar de un peso de 42,5 kg a 48,4 kg equivale a un riesgo 10% mayor de cáncer de vejiga en el niño con más peso", precisa la autora principal, Jennifer L. Baker.