La mortalidad por cáncer en Europa ha disminuido de manera significativa en los últimos 20 años


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La incidencia de casos de cáncer en los países de la Unión Europea ha aumentado casi un 50% entre 1995 y 2018, pasando de 2,1 a 3,1 millones, pero la cifra de fallecidos solo lo ha hecho en un 20%, de 1,2 a 1,4 millones en 2018, según recoge el Informe Comparador sobre Cáncer en Europa 2020, un estudio realizado por el Instituto Sueco de Economía de la Salud por encargo de la Federación Europea de Asociaciones de la Industria Farmacéutica (EFPIA).

"Aunque el número de personas con cáncer está aumentando, teniendo en cuenta el crecimiento de la población y el envejecimiento, en términos reales las muertes por cáncer están disminuyendo", celebra la directora general de EFPIA, Nathalie Moll, quien ha puesto como ejemplo de este cambio lo sucedido con la incidencia y mortalidad del cáncer de piel en Europa.

En 2009 la tasa de supervivencia a cinco años del cáncer de piel metastásico era solo del 5%. Hoy, apenas 10 años después, esta supervivencia ha aumentado hasta el 50%. "Un cambio de quimioterapias a inmunoterapia o terapias dirigidas, estas últimas adaptadas a las características específicas del tumor, está brindando un tratamiento más efectivo con menos efectos secundarios en este tipo de cáncer", argumenta la portavoz de la industria farmacéutica en Europa.

El trabajo es una actualización de varios informes publicados entre 2005 y 2016 sobre las diferencias entre los países europeos en términos de carga de enfermedad, costes y acceso del paciente a nuevos medicamentos contra el cáncer. Los datos del estudio corresponden a los 28 Estados miembros de la Unión Europea (UE-28), más Islandia, Noruega y Suiza. Los autores del estudio destacan cómo el aumento de la mortalidad por cáncer en este periodo es "claramente menor" que el aumento correspondiente en la incidencia de cáncer, lo que "ha conducido a una brecha cada vez mayor entre la incidencia y mortalidad".

El crecimiento de la población y, sobre todo, el envejecimiento son los dos hechos responsables de la mayor incidencia de casos de cáncer en los últimos 20 años, según el estudio. En cuanto a la mortalidad, aunque en términos globales es mayor, el aumento se ha ralentizado y, en los grupos de edad menores de 65 años, las muertes totales están disminuyendo. En ausencia de crecimiento y envejecimiento de la población, la mortalidad por cáncer en términos absolutos habría disminuido en casi todos los países, de acuerdo con las conclusiones del estudio.

El informe atribuye este aumento de la supervivencia a tres factores: los avances en el diagnóstico, los programas preventivos de detección y, sobre todo, los nuevos tratamientos disponibles en estos últimos 20 años. Según el estudio, las tasas de supervivencia a 5 años para los tipos de cáncer más comunes en Europa (mama, próstata, colorrectal y pulmón) han aumentado entre 1995 y 2014 en todos los países analizados. También se destaca el hecho de que en 2018 tres de cada cinco casos de incidencia (61%) y tres de cada cuatro casos de mortalidad (76%) ocurrieron en personas de 65 años o más.

Con respecto a los tratamientos, los expertos resaltan como ejemplo el hecho de que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) aprobó una media de diez medicamentos oncológicos nuevos cada año entre 2012 y 2018, en comparación con los cuatro al año del periodo de 2001 a 2011.

Igualmente, los autores destacan que durante la última década la inversión en I+D en investigación del cáncer por parte de la industria farmacéutica ha crecido "mucho más rápido que la inversión de fuentes públicas y privadas sin fines de lucro". Por este motivo, consideran que la investigación del cáncer en Europa "podría recibir una mayor atención y financiación de fuentes públicas en los próximos años por la nueva Comisión Europea".

En cuanto al gasto de los Estados en cáncer como parte de la inversión total en salud, el estudio señala que ha sido relativamente estable a lo largo del tiempo, situándose entre el 4 y el 7%. "Los planes contra el cáncer requieren voluntad política para implementarlos. Teniendo en cuenta que el cáncer se convertirá en la principal carga de enfermedad, debemos considerar cómo invertir de la más manera más eficiente los recursos económicos y las medidas políticas en la prevención, diagnóstico, tratamiento y supervivencia, para un mayor beneficio de los pacientes con cáncer", afirma Moll.

El estudio también proyecta lo que sucedería en ausencia de mejoras adicionales en la atención y prevención del cáncer. Los expertos del Instituto Sueco de Economía de la Salud señalan que sin medidas de mejora en 2040, se añadirían aproximadamente 775.000 nuevos diagnósticos al año, y se producirían 550.000 muertes adicionales en comparación con la situación en 2018.

Esta proyección deja claro, según los autores, que se necesitan más inversiones en todas las áreas de atención del cáncer: prevención, detección, diagnóstico y tratamiento, para "combatir el desafío demográfico y lograr un cambio duradero en la incidencia y mortalidad del cáncer".