La mortalidad por cáncer de páncreas ha aumentado un 10% en las últimas tres décadas (Lancet Gastroenterol Hepatol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las tasas de mortalidad por cáncer pancreático y las de incidencia del cáncer colorrectal aumentaron un 10% entre 1990 y 2017, según datos del estudio Global Burden of Disease, el primero en proporcionar estimaciones exhaustivas a nivel mundial de la carga, las características epidemiológicas y los factores de riesgo de una serie de enfermedades digestivas.

Esta investigación realizada en 195 países, presentada en la UEG Week Barcelona 2019 y publicada en The Lancet Gastroenterology & Hepatology, indica que el número de casos de cáncer de páncreas ha aumentado en un 130% durante los 27 años del período de estudio, pasando de 195.000 en 1990 a 448.000 en 2017.

Financiado por la Fundación Bill y Melinda Gates, el trabajo también ha determinado que el cáncer gástrico ha descendido como causa de muerte oncológica en todo el mundo, pasando del segundo al tercer lugar, por detrás del cáncer de pulmón y del cáncer colorrectal. Por su parte, el número de casos de enfermedad inflamatoria intestinal (EII) se ha incrementado un 84%, de 3,7 millones en 1990 a 6,8 millones en 2017.

Además del aumento de los casos de cáncer de páncreas, el número de muertes también aumentó. Aunque parte de este aumento puede explicarse por el aumento de la población y la longevidad. Incluso después de tener en cuenta los cambios en la población, la incidencia estandarizada por edad y las tasas de mortalidad por cáncer de páncreas aumentaron en un 12 y un 10%, respectivamente. Las tasas más elevadas de incidencia y mortalidad se registraron en los países de ingresos más altos.

Los autores creen que el aumento está relacionado con un aumento en la prevalencia de obesidad y diabetes, como se refleja en los factores de riesgo de índice de masa corporal (IMC) elevado y niveles más altos de glucosa en sangre, que son dos de los principales factores de riesgo para el cáncer de páncreas.

Por su parte, entre 1990 y 2017 las tasas de incidencia de cáncer colorrectal estandarizadas por edad aumentaron un 9,5% a nivel mundial, pero, por el contrario, las tasas de mortalidad estandarizadas por edad disminuyeron un 13,5%. Los investigadores creen que esto se debe a la introducción de programas de detección del cáncer colorrectal, que han permitido una detección más temprana y una mayor probabilidad de supervivencia. De manera similar, en los países en los que se establecieron programas de cribado hace dos o tres décadas se observaron reducciones en las tasas de mortalidad.

El estudio también apunta que los factores de riesgo para el cáncer colorrectal son diferentes en hombres y mujeres, y por lo tanto deben ser considerados en las políticas nacionales y en los programas de prevención. El consumo de alcohol, el tabaquismo y las dietas bajas en calcio, leche y fibra suponen una carga considerable para los hombres. Para las mujeres, los riesgos dietéticos, pero no el consumo de alcohol o el tabaquismo, fueron los más importantes.