La mitad de los equipos sanitarios de los hospitales españoles tienen una "inadmisible" obsolescencia de 10 años


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El 50% de los equipos tecnológicos de los hospitales del Sistema Nacional de Salud tienen más de 10 años, lo que supone una "inadmisible" obsolescencia, por los riesgos que conlleva tanto para los pacientes como para los profesionales sanitarios, según se desprende del estudio 'Perfil tecnológico hospitalario y propuestas para la renovación de tecnologías sanitarias', elaborado por la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (FENIN), con la colaboración de empresas del sector de Tecnología y Sistemas de Información Clínica.

Como en trabajos anteriores, se ha analizado el nivel de obsolescencia de 13 familias de tecnología sanitaria tanto de hospitales públicos como privados de la mayor parte de comunidades autónomas, si bien en esta ocasión se han incluido los sistemas digitales de inyección de contraste (SDIC) y la endoscopia flexible-torres (ENDO). "Hemos comprobado que, a fecha de 31 de diciembre de 2018, se mantiene el deterioro de la tecnología española por la obsolescencia", ha comentado la secretaria general de FENIN, Margarita Alfonsel.

El modelo de referencia para el cálculo de la obsolescencia se ha basado en el criterio europeo, en el que se señala que al menos el 60% de los equipos instalados en un centro deben tener menos de cinco años, el 30% entre 6 y 10 años y limita a un máximo de 10 años la tecnología disponible con más de 10 años.

Sin embargo, en España la mitad del equipamiento tecnológico supera la década, situación especialmente "preocupante" en los equipos de terapia de calor (el 72% supera los 10 años), soporte vital (67%), radiología (61%), monitorización (55%), SDIC (54%), resonancias magnéticas (44%) o mamógrafos (41%).

"El déficit de inversión acumulado en los pasados años ha provocado un perfil tecnológico donde los equipos obsoletos superan en más de cinco veces el máximo recomendado en muchas de las administraciones regionales. Por tanto, estamos ante un deterioro relevante que provoca una situación insostenible", destaca Alfonsel.

Por ejemplo, en los equipos de tomografía computarizada (TAC), el 35% tiene menos de cinco años, el 31% de cinco a diez años y el 34% más de una década, lo que sitúa a España en el penúltimo lugar de los países de la Unión Europea, sólo por delante de las Repúblicas Bálticas. Lo mismo ocurre con las resonancias magnéticas que, con el 44% de equipos con más de diez años, sitúan a España en el mismo lugar en el ranking europeo, superando esta vez solo a Croacia.

En este sentido, el presidente del sector de Tecnología y Sistemas de Información Clínica de FENIN, David García, ha llamado la atención sobre los equipos de soporte vital, ya que sólo el 14% tiene menos de cinco años, al igual que el 18% de los SDIC. "Esta obsolescencia supone un riesgo mayor porque un fallo un mal mantenimiento de estos equipos puede suponer un desenlace fatal para los pacientes", ha avisado García.

Se ha constatado que en la actualidad hay equipos que están emitiendo radiaciones más elevadas de lo que sería necesario y aportando "mucha menos información" de la que puede proporcionar uno de última generación, especialmente en lo que se refiere al área del diagnóstico por imagen.

No obstante, el responsable del informe, Carlos Sisternas, ha reconocido que las tecnologías de imagen y tratamiento médico han experimentado un "avance positivo" gracias a los 320 millones donados por la Fundación Amancio Ortega. En concreto, en el ámbito de la Oncología Radioterápica esta donación ha supuesto el 70% del total de la cantidad donada, lo que ha supuesto la incorporación de 99 equipos distribuidos entre las comunidades autónomas, de los cuales la mayoría han sido renovación de equipos obsoletos que tienen más de diez años.