La ministra de Sanidad condiciona la supresión del copago farmacéutico a la aprobación de los presupuestos


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, ha condicionado la eliminación del copago farmacéutico a las personas en situación de mayor vulnerabilidad, implantado con el Real Decreto 16/2012 aprobado por el Gobierno de Mariano Rajoy, a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del 2019.

En su primera comparecencia en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados, Carcedo recordó que el Ejecutivo presidido por Pedro Sánchez ya ha recuperado la universalidad del Sistema Nacional de Salud (SNS), con la aprobación durante el mandato de Carmen Montón del Real Decreto 7/2018, y ha destacado la necesidad de aprobar también la norma que elimine las barreras que están suponiendo los copagos farmacéuticos para los más vulnerables.

Tras pedir la colaboración de todos los grupos parlamentarios, la ministra de Sanidad aludió a diferentes estudios en los que se muestra que, desde la aprobación del Real Decreto 16/2012, hasta un 4,7% de las personas han dejado de tomar sus medicamentos por razones económicas y muchos han empeorado su adherencia a los medicamentos.

"Hasta el Defensor del Pueblo ha recomendado la modificación de la normativa relativa al copago y esto es lo que tenemos que lograr hacer si ustedes colaboran con la aprobación de los PGE", subrayó la ministra de Sanidad, para asegurar que el propósito del Gobierno de lograr una sociedad más igualitaria, no es un capricho o una ideología, sino que es un desafío porque fractura la cohesión y produce un deterioro de la salud física y mental.

Dicho esto, Carcedo recordó que su departamento también está trabajando para reincorporar la financiación pública de los tratamientos de reproducción asistida para mujeres solas y lesbianas, así como en un plan de prevención del suicidio y una estrategia de salud mental que, según informó, se espera que esté aprobada en diciembre.

Por otra parte, la ministra dijo que su departamento está también trabajando en un plan de abordaje de terapia celular, enmarcado en el Plan Estratégico de Medicina Personalizada del SNS, para incorporar las terapias CART.

"Queremos incorporar las terapias más avanzadas, hacerlo accesible a la ciudadanía de manera más eficiente para garantizar la sostenibilidad del SNS. Estos medicamentos CART constituyen nuevas estrategias terapéuticas y su desarrollo contribuirá a ofrecer oportunidades para algunas enfermedades que hasta el momento carecen de tratamientos eficaces", explicó.

Además, Carcedo señaló que se ha abierto un proceso participativo con las comunidades autónomas, sociedades científicas y pacientes para que realicen las aportaciones que consideren oportunas para la elaboración de dicho plan. El objetivo, tal y como ha añadido, es definir un método que permita identificar precozmente la innovación y desarrollar un modelo de evaluación y financiación previa que disminuya la incertidumbre financiera y clínica para su incorporación.

Del mismo modo, la ministra informó de que la interoperabilidad del SNS a través de la receta electrónica y la historia clínica está ya casi completada, y de que su departamento va a potenciar la compra centralizada de medicamentos y tecnologías, y fomentará el uso de los medicamentos genéricos y biosimilares.

"La receta electrónica entre las comunidades autónomas ha dado ya servicio a casi 400.000 personas hasta septiembre de este año con apenas incidencias (0,34%)", aseguró la ministra, tras informar de que la incorporación del INGESA, del que dependen Ceuta y Melilla, a la receta electrónica interoperable es ya inminente y pronto lo hará también la Comunidad de Madrid.

Por otra parte, Carcedo informó de que el nuevo Real Decreto de la conocida como “prescripción enfermera” se podrá aprobar este mes. Según el borrador, los profesionales de enfermería podrán volver a recetar medicamentos sin contar con el previo beneplácito de un médico y dispensar las vacunas contempladas en el Calendario Vacunal del SNS.

Además, y según el texto, en los casos en los que no sea necesario determinar el diagnóstico médico y la prescripción médica en fármacos sujetos a prescripción, se consensuarán los protocolos y guías de práctica clínica y asistencial que articulen el ejercicio de la competencia por parte de los enfermeros.

Del mismo modo, la ministra mostró su deseo de contar con la colaboración de todos los profesionales del sector sanitario, destacando especialmente el impulso que se debe dar a la atención primaria y al papel que juegan los pacientes en todo el proceso asistencial.

"Los pacientes y las asociaciones de enfermos deben jugar un papel esencial como sujetos activos del proceso asistencial y en la toma de decisiones del SNS en sus diversos niveles. Para ello, los programas de empoderamiento, escuelas de pacientes y participación deben formar parte de todas las estrategias de salud y yo comparto la demanda de que deben participar en la gobernanza del sistema sanitario", indicó la ministra.

No obstante, estas medidas han sido debatidas por los diputadosdel  Grupo Parlamentario Popular, quienes le han recordado que muchas son herencia del Gobierno del PP y han avisado de que el 'Ddecreto Montón' de universalidad del SNS va a tener un peligroso efecto llamada del turismo sanitario.

De hecho, le cuestionaron si sabe qué coste va a suponer para las comunidades autónomas esta medida, así como la eliminación de los copagos farmacéuticos. "Pedimos que retire el Real Decreto 7/2018 y que concrete mejor cómo van a eliminar los copagos y qué van a suponer", le cuestionó la diputada del PP María Teresa Angulo, cuestiones que no respondió la ministra.