La migraña es un factor de riesgo para la hipertensión posmenopáusica

  • MacDonald CJ et al. | Neurology | 21 de abril de 2021

  • Maria Baena
  • Resúmenes de artículos
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Reseñado por Susan London | Informes Clínicos | 29 de abril de 2021

Conclusión práctica

  • Las mujeres posmenopáusicas con migraña tienen un aumento del riesgo del 29 % de desarrollar hipertensión.

Relevancia

  • La concienciación sobre el aumento del riesgo apoya la monitorización y la intervención preventiva.

Resultados fundamentales

  • El 22,2 % de la cohorte desarrolló hipertensión durante 826.419 personas-años de seguimiento.
  • Tasas de incidencia
    • 14,3/1.000 personas-años entre mujeres sin migraña.
    • 19,2/1.000 personas-años entre mujeres con migraña.
  • Las mujeres con migraña tienen un aumento del riesgo ajustado para hipertensión:
    • Hazard ratio ajustadas (aHR), 1,29 (IC del 95 % [IC 95 %], 1,24-1,35).
  • Los resultados fueron consistentes tras:
    • La exclusión de casos durante los primeros cinco o siete años de seguimiento.
    • El control de fármacos antimigrañosos.
  • Sin modificación significativa por edad al inicio de la menopausia o tipo de menopausia (natural frente a quirúrgica).
  • Las asociaciones (aHR; IC 95 %) fueron similares para:
    • Migraña con aura: 1,54 (1,04-2,30).
    • Migraña sin aura: 1,32 (0,87-2,02).
    • Por uso de terapia hormonal sustitutiva:
      • Usuarias 1,34 (1,27-1,41).
      • No usuarias 1,19 (1,11-1,28).

Diseño del estudio

  • Estudio longitudinal de cohortes de 56.202 mujeres posmenopáusicas en Francia (edad media al inicio de la menopausia, 50,4 años) sin hipertensión o enfermedad cardiovascular al inicio de la menopausia (E3N cohort).
  • Principal criterio de valoración: hipertensión de nuevo diagnóstico.
  • Financiación: ninguna.

Limitaciones

  • Información sobre las migrañas facilitada por las pacientes, con el posible error de clasificación.
  • Información sobre la hipertensión facilitada por las pacientes, con la potencial pérdida de casos o retraso en el diagnóstico.
  • Posibles factores de confusión residuales y falta de registro.