La miastenia gravis se relaciona con alteraciones en la microbiota intestinal (Sci Rep)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La existencia de alteraciones en la microbiota intestinal podría estar relacionada con la miastenia gravis, enfermedad neuromuscular autoinmune y crónica, según ha concluido un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), publicado en Scientific Reports.

En concreto, los resultados de la investigación, que se realizó en 10 pacientes y 10 controles del mismo sexo y edad, muestran que las personas que tienen miastenia gravis presentan unos niveles más elevados de bacterias gram-negativas, como los bacteroidetes, y menores niveles de otros microorganismos, como las bifidobacterias, que los individuos sanos.

"Sabemos que la microbiota ayuda a nuestro sistema de defensa frente a las enfermedades e, incluso, interfiere también en el desarrollo neurológico. En adición al conocimiento sobre las alteraciones de la microbiota en otras enfermedades autoinmunes, los resultados de este estudio extienden estas observaciones a las enfermedades neuromusculares autoinmunes", ha explicado el investigador del CSIC Miguel Gueimonde.

Los científicos analizaron la composición de la microbiota intestinal, de su actividad mediante la cuantificación de los niveles de los metabolitos microbianos principales presentes en el intestino, los ácidos grasos de cadena corta, y determinaron la composición microbiana mediante la secuenciación masiva del gen del ARNr 165.

Gueimonde ha reconocido que se trata de un estudio previo. Sin embargo, "de confirmarse el papel de la microbiota en esta enfermedad, sería posible desarrollar estrategias para complementar el tratamiento de los pacientes con productos capaces de modular o cambiar su microbiota intestinal de un modo beneficioso", ha indicado.