La Mesa de la Profesión Enfermera reclama a diez comunidades autónomas que regulen la prescripción enfermera de medicamentos


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La Mesa de la Profesión Enfermera, integrada por el Consejo General de Enfermería (CGE) y el Sindicato de Enfermería (Satse), ha pedido a los consejeros de Sanidad de Aragón, Asturias, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Euskadi, Extremadura, Galicia, La Rioja, Madrid y Murcia, así como a INGESA (Ceuta y Melilla), que regulen el procedimiento de acreditación para la prescripción enfermera de medicamentos y productos sanitarios, aprobado hace un año en Real Decreto-Ley a nivel estatal.

Las comunidades autónomas que ya han regulado la acreditación de todos aquellos profesionales del servicio de salud que reúnen el requisito de contar con un año o más de experiencia profesional como enfermero son Andalucía, Baleares, Canarias, Cantabria, Cataluña, Comunidad Valenciana y Navarra, así como el Ministerio de Defensa.

En una carta remitida por el presidente de Satse, Manuel Cascos, y el presidente del CGE, Florentino Pérez Raya, los enfermeros recuerdan que esta acreditación es necesaria, por ejemplo, para las campañas de vacunación, entre las que se encuentra la de la gripe, que en breve dará comienzo.

Asimismo, la Mesa subraya que la acreditación está referida tanto a medicamentos no sujetos a prescripción médica como a los que sí están sujetos a prescripción médica, por lo que consideran necesario y urgente que aquellas comunidades autónomas que todavía no han regulado dicho procedimiento lo hagan "a la mayor brevedad posible" dado que el derecho de los profesionales que reúnan los requisitos establecidos en la norma a ser acreditados "está establecido legalmente sin excepciones".

Por otra parte, la Mesa de la Profesión Enfermera resalta que también es "imprescindible" prever el sistema por el cual aquellos profesionales que no trabajan en el servicio de salud pero que lo hacen en otros ámbitos del sector público, en el sector privado o como autónomos, puedan acceder igualmente a dicha acreditación si cumplen los requisitos exigidos.