La menor ototoxicidad y la ausencia de pérdida auditiva oculta apuntan a la gentamicina C1a y la apramicina como antibióticos prometedores para su uso clínico


  • Eliana Mesa
  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Puntos clave

  • La presencia de bacterias multirresistentes estimula la búsqueda de nuevos antimicrobianos efectivos.
  • Un grupo internacional de investigadores, con participación española, ha estudiado dos aminoglucósidos con actividad antimicrobiana probada y menor ototoxicidad.
  • Esta investigación da pie a que se realicen estudios adicionales con estos fármacos.

En la actualidad, el aumento de la resistencia a los antimicrobianos está causando serios problemas por la falta de antibióticos efectivos. Especialmente en el tratamiento de infecciones graves por bacterias gramnegativas pertenecientes a las especies Enterococcus faecium, Staphylococcus aureus, Klebsiella pneumoniae, Acinetobacter baumannii, Pseudomonas aeruginosa y Enterobacter (grupo ESKAPE).  Los aminoglucósidos, aunque son antiinfecciosos potentes, tienen un uso restringido debido en gran medida a su toxicidad, especialmente ótica y renal. Por ello desde hace algunas décadas han sido reemplazados por otros antimicrobianos altamente eficaces y más seguros, como las fluoroquinolonas. Sin embargo, en los últimos años, la rápida propagación de la resistencia a las fluoroquinolonas ha reducido su eficacia en el tratamiento de infecciones graves.

Un grupo internacional de investigadores, con participación española, ha estudiado la potencial ototoxicidad de cinco aminoglucósidos con eficacia probada frente a bacterias multirresistentes. Entre ellos se han evaluado la apramicina y la gentamicina C1a, dos aminoglucósidos que hasta el momento no han sido utilizados en la clínica. En el estudio (realizado in vitro y en modelos animales), se han identificado las células ciliadas internas como el elemento más vulnerable al tratamiento con AG. Y se ha comprobado una menor ototoxicidad y ausencia de pérdida auditiva oculta tanto con la gentamicina C1a como con la apramicina en comparación con los otros aminoglucósidos estudiados. Lo que justifica que se realicen estudios adicionales con estos dos aminoglucósidos como candidatos prometedores para su aplicación clínica.