La medicación a largo plazo para la esquizofrenia es segura (World Psychiatry)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La mortalidad entre pacientes esquizofrénicos es más alta durante los períodos en los que no toman la medicación en comparación a cuando sí la toman, según un estudio del Instituto Karolinska (Suecia) publicado en World Psychiatry, cuyo objetivo era estudiar la seguridad de los antipsicóticos con los que actualmente se trata la enfermedad.

Los autores han llevado a cabo un seguimiento a largo plazo, apoyándose en la base de estudios anteriores, y demostrando que los fármacos antipsicóticos no se relacionan con un incremento del riesgo de complicaciones, como la aparición de enfermedades cardíacas. Se trata del estudio es el más grande en este ámbito hasta la fecha.

"Es difícil hacer comparaciones entre las personas con medicación permanente y aquellos que no la tienen, ya que estos grupos difieren en muchos aspectos", aclara Heidi Taipale, profesora asistente del centro sueco impulsor del estudio.

"Un método común de lidiar con estas diferencias ha sido intentar tenerlas en cuenta durante la realización de las comparaciones", ha explicado. Eligieron un método en el que cada persona tuviera su propio control, lo que hacía posible hacer comparaciones individuales de la hospitalización durante períodos de medicación antipsicótica con respecto a épocas de no medicación.

Los investigadores monitorizaron en torno a 62.000 pacientes que habían recibido un diagnóstico de esquizofrenia en algún momento entre 1972 y 2014. Entonces, encontraron que la probabilidad de ser hospitalizado por una enfermedad somática era tan alta durante los períodos de medicación como cuando no la tomaban. Las diferencias en mortalidad, sin embargo, eran notorias. La media de mortalidad acumulativa en el período de seguimiento en las épocas de medicación y no medicación eran del 26 y del 46% respectivamente.

Los investigadores piensan que hay un apoyo contundente a la idea de que la ingesta de un tratamiento antipsicótico de forma continuada es más seguro que no tomar el fármaco. Al mismo tiempo, el tratamiento trae el riesgo de los efectos adversos, como un incremento en el peso, que puede aumentar el peligro de enfermedad cardiocascular.

El hallazgo de que un tratamiento continuo con antipsicóticos no incrementa la probabilidad de hospitalización por evento cardíaco podría ser atribuible, según argumentan los investigadores, al hecho de que los fármacos también pueden tener un efecto antihipertensivo y que puede reducir la ansiedad y el riesgo de abuso de sustancias. En este sentido, los antipsicóticos podrían también ayudar a los pacientes a adoptar un estilo de vida más saludable.

"Los antipsicóticos tienen mala prensa, lo que hace difícil hacer ver al paciente lo importantes que son", manifiesta Jari Tiihonen. "Sabemos por investigaciones previas que solo la mitad de aquellos que han salido del hospital después de su primera crisis psicótica con un diagnóstico de esquizofrenia toman fármacos antipsicóticos y, además, hay mucha gente con esquizofrenia que están tomando benzodiazepinas a largo plazo, lo que se asocia a un mayor riesgo de mortalidad", advierte.

Este investigador concluye que entender la eficacia y la seguridad de los antipsicóticos es importante, por lo que esperan que su estudio contribuya a mejorar la concienciación.