La mayoría de los suplementos nutricionales no parece ofrecer protección frente a la patología y la mortalidad cardiovascular (Ann Intern Med)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Una nueva revisión de la evidencia existente sugiere que pocos suplementos nutricionales o intervenciones dietéticas ofrecen alguna protección frente a las enfermedades cardiovasculares o la muerte cardiovascular. Algunos incluso pueden provocar daños, según los resultados de un metanálisis que se publica en Annals of Internal Medicine.

Las pautas dietéticas actuales recomiendan varios patrones de alimentación saludable, incluidas las dietas mediterránea y vegetariana, pero no recomiendan el uso de suplementos de forma rutinaria para reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares u otras enfermedades crónicas.

No obstante, millones de personas en todo el mundo usan algún tipo de suplemento con la intención de mejorar su salud general. Sin embargo, no estaba claro si los suplementos nutricionales y las intervenciones dietéticas desempeñan un papel en la prevención de la mortalidad y las enfermedades cardiovasculares.

Investigadores de la Universidad de Virginia Occidental (Estados Unidos) analizaron 277 ensayos controlados y aleatorizados con casi un millón de personas para determinar los efectos de 16 suplementos nutricionales diferentes y 8 intervenciones dietéticas sobre la mortalidad y los resultados cardiovasculares en adultos.

Encontraron alguna evidencia de que la reducción de la ingesta de sal protegía frente a la mortalidad por cualquier causa en los participantes con presión arterial normal y que los ácidos grasos omega-3 de cadena larga protegían frente al infarto de miocardio y la cardiopatía isquémica. El ácido fólico mostró algún beneficio protector frente al ictus. Por el contrario, la ingesta combinada de calcio y vitamina D aumentó el riesgo cerebrovascular.

Otros suplementos, como multivitaminas, selenio, vitamina A, vitamina B6, vitamina C, vitamina E, vitamina D sola, calcio solo, ácido fólico y hierro, o intervenciones dietéticas como la dieta mediterránea, reducen la ingesta de grasas saturadas y grasas modificadas. La ingesta de suplementos de aceite de pescado no pareció tener un efecto significativo sobre la mortalidad o los eventos cardiovasculares.

De acuerdo con los autores de un editorial acompañante del Instituto de Investigación Traslacional Scripps, los resultados están limitados por la calidad de la evidencia. Por ejemplo, las consideraciones geográficas entre los estudios deben ser consideradas. En cualquier caso, los autores señalan que, por ahora, es razonable evitar el uso de suplementos o modificaciones de la dieta con el fin de prevenir enfermedades cardiovasculares en todas las pautas y recomendaciones.