La lista de espera quirúrgica estructural en Castilla y León ha subido en 6.739 personas en 2019


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las listas de espera no han tenido un buen balance este 2019. Si recientemente Castilla La Mancha aportaba datos de una subida de las mismas durante el último año, recientemente los responsables de la Sanidad de Castilla y León también presentaban datos de un aumento en la lista de espera quirúrgica.

En concreto, el gerente de Sacyl, Manuel Mitadiel exponía que la lista de espera quirúrgica estructural había subido en 6.739 personas en 2019, hasta las 29.263 personas. Esto supone un 29,91 por ciento más que el año anterior. Asimismo, la demora media se ha incrementado hasta los 94 días, 29 más que en 2018.

El gerente de Sacyl también explicaba que la lista de espera estructural supone el 83 por ciento de la lista de espera total quirúrgica (que incluye pacientes en espera por causas no atribuibles a la organización sanitaria), un diez por ciento más, de manera que se tiene una foto “más real” de lo que está pasando en Sanidad.

En cuanto a los motivos, Manuel Mitadiel ha atribuido la subida de las listas de espera a cierta disminución de la actividad, cuyas causas se verán cuando se cuente con los datos de actividad a finales de este mes; problemas de carácter estructural como la falta de quirófanos en algunos casos, de anestesistas en otros o la realización de procesos más complejos, entre otros.

Un reto para el 2020

Respecto a las cifras más recientes, el gerente del Sacyl se centraba en el último trimestre del año, en el que el número de personas que se encontraban en lista de espera quirúrgica estructural se incrementó en 2.039 personas, un 7,48 por ciento (desde las 27.224).

Es por ello, y dado que el problema sigue vigente, que Manuel Mitadiel ha señalado que el objetivo prioritario para este año será, más que el número de pacientes en espera, sus demoras.

Con este objetivo, Mitadiel ya ha adelantado algunas medidas previstas, con las que pretende mejorar la utilización de los recursos, porque hay una posibilidad “grande” de mejora. Además, ha concretado que hay que “hacer frente a dos cuellos de botella” como son la falta de profesionales, mediante su captación, y la falta de quirófanos, algo más complejo, aunque en algunos casos tendrá solución como la puesta en marcha de un mayor número en Salamanca o su utilización por las tardes en otros casos.

Por su parte, Alfonso Montero,  director general de Sistemas de Información  ha señalado que para lograr el objetivo de reducir las demoras se seguirá trabajando porque se cuenta con la “receta” y la “estrategia” como es el Plan Perycles, que se actualiza para extenderse a las consultas y a las pruebas diagnósticas.