La liraglutida ayuda a regenerar las células beta en ratones con diabetes tipo 1 (Front Endocrinol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El grupo de investigación de Inmunología de la Diabetes del Hospital Germans Trias i Pujol, de Badalona, liderado por Marta Vives-Pi, ha publicado un nuevo artículo en Frontiers in Endocrinology sobre el uso de la liraglutida para reprogramar células pancreáticas en ratones con diabetes tipo 1 y así aumentar la masa de células beta. Este fármaco se ha seleccionado, mediante inteligencia artificial, como el mejor candidato de entre 6.605 medicamentos que ya están aprobados. De hecho, después de probarlo en ratones con diabetes, mejoró la hiperglucemia y fue capaz de regenerar la masa de células beta, responsables de la producción de insulina, abriendo el camino hacia una futura estrategia terapéutica.

En la diabetes tipo 1 el sistema inmunitario destruye las células beta, productoras de insulina en los islotes del páncreas. La insulina es una hormona que controla los niveles de azúcar en sangre y su metabolismo. Cualquier tratamiento definitivo para la DT1 no solo debería frenar la destrucción de estas células, sino que también debería poder sustituir las células beta perdidas y restaurar la secreción de insulina.

Las células beta están acompañadas de las células alfa. Estas últimas producen glucagón, una hormona con el efecto opuesto a la insulina que, por lo tanto, libera en sangre el azúcar almacenado. Sabemos que las células alfa se pueden convertir en células beta bajo determinadas condiciones. Por otro lado, las células beta también se pueden autorregenerar o ser generadas a partir de células precursoras en los ductos pancreáticos. En este estudio, los investigadores, en colaboración con Anaxomics Biotech SL, y en una estrategia de readaptación de medicamentos, han identificado un fármaco candidato prometedor para impulsar la generación de células beta y analizar los mecanismos implicados.

"Este proceso no es automático", explica Adrián Villalba, primer autor del artículo. "Tenemos que gestionar todos los datos introducidos y cómo funcionan las redes neuronales artificiales durante todo el proceso". De los 6.605 fármacos posibles, este sistema ha identificado la liraglutida como el mejor candidato para promover la regeneración de las células beta.

Una vez seleccionado, el grupo estudió los efectos del GLP1en modelos de ratón con diabetes tipo 1. Observaron una reducción considerable de la hiperglucemia y también han demostrado que las células beta se regeneran desde dos fuentes diferentes: a partir la transformación de las células alfa en beta y también mediante la formación de nuevas células beta productoras de insulina en los ductos pancreáticos. "Este trabajo confirma que el fármaco podría ser un potencial tratamiento para la diabetes tipo 1, sobretodo porque implica la formación de un nuevo tipo de células productoras de insulina en los ductos pancreáticos", añade Villalba.

"La liraglutida podría ser un candidato para restablecer la masa de células beta en terapias combinadas, junto con una estrategia moduladora para frenar la autoinmunidad", valor Vives-Pi. "Evidentemente debemos continuar con el estudio, llevar a cabo muchas más pruebas, y encontrar exactamente cual es el mecanismo de acción de este fármaco. Pero este tipo de aproximación multidisciplinar y la aplicación de innovación en nuestros estudios es esencial para acelerar el proceso de poner a punto los tratamientos para los pacientes", concluye.