La linfopenia podría indicar un mayor riesgo de muerte (CMAJ)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La linfopenia podría representar una advertencia temprana de futuras enfermedades, según un estudio publicado en el Canadian Medical Association Journal.

La investigación muestra que los participantes con linfopenia tienen “un alto riesgo de morir por cualquier causa, independientemente de cualquier otro riesgo de mortalidad por cualquier causa, incluida la edad", explica uno de los coautores, Stig Bojesen.

La linfopenia se detecta frecuentemente durante los análisis de sangre rutinarios, pero los pacientes no se suelen derivar a una investigación más profunda, porque no se conocía el valor de la linfopenia como un predictor de salud futura.

El estudio se ha realizado entre 108.135 personas de entre 20 y 100 años, de ascendencia danesa, que se habían inscrito en el Estudio de Población General de Copenhague entre 2003 y 2015.

El hallazgo fortuito de un recuento bajo de linfocitos se asoció a un aumento de 1,6 veces del riesgo de muerte por cualquier causa y a un incremento de entre 1,5 y 3,8 veces del riesgo de muerte por cáncer, enfermedades cardiovasculares, enfermedades respiratorias, infecciones y otras causas. En el período que duró el estudio, murieron un total de 10.372 personas.

Durante la investigación se observó que la edad avanzada estaba relacionada con un recuento decreciente de linfocitos, así como que la conexión entre la linfopenia y la muerte podría deberse a la disminución de la capacidad inmune para sobrevivir a enfermedades potencialmente letales.

Los científicos esperan que estos hallazgos puedan servir para que los médicos identifiquen a las personas en riesgo. "Utilizando los riesgos absolutos de 2 años de mortalidad por todas las causas, los médicos pueden identificar a las personas de alto riesgo con linfopenia (por ejemplo, fumadores mayores de 80 años) que podrían beneficiarse de una vigilancia adicional", concluyen los autores, aunque los beneficios de esta vigilancia aún no se conocen.