La inmunoterapia previa a la cirugía puede hacer que el cáncer de colon se reduzca sustanciamente o desparezca (Nat Med)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los pacientes con cáncer de colon sin metástasis pueden beneficiarse de un ciclo corto de inmunoterapia mientras esperan la cirugía, ya que puede hacer que los tumores se reduzcan sustancialmente o desaparezcan en muy poco tiempo, según un trabajo publicado en Nature Medicine.

Son las propias células inmunes del paciente las que eliminan las células cancerosas, según el estudio NICHE, realizado por el Netherlands Cancer Institute, un innovador ensayo clínico de fase II. En pacientes con un subtipo específico de cáncer de colon subtipo, el inestable de microsatélites (MSI), el 100% de los pacientes se beneficiaron de la terapia. En la otra mitad (con tipo estable a microsatélites o MSS) se consiguió en el 25%.

La inmunoterapia previa a la cirugía se conoce como inmunoterapia neoadyuvante y su objetivo es evitar que el cáncer regrese o metastatice y, en el caso de tumores grandes, facilitar la cirugía. La idea principal es familiarizar al sistema inmunitario con todas las variaciones tumorales antes de extirpar el tumor, lo que permite que el sistema responda mejor.

El cáncer de colon es el segundo tipo de cáncer, después del melanoma, para el cual los investigadores del citado instituto han demostrado el efecto de la inmunoterapia neoadyuvante en una publicación científica. Los estudios sobre otros tipos de tumores aún están en progreso.

Cuarenta pacientes con dos subtipos de cáncer de colon participaron en el estudio NICHE. Veinte de ellos tenían el MSI, lo que significa que el tumor es altamente susceptible a la mutación, lo que da lugar a cientos y cientos de mutaciones.

De todos los pacientes con cáncer de colon sin metástasis, el 15% tiene este tipo, y la terapia fue efectiva en los 20 pacientes. "Una buena tasa de respuesta estaba en las tarjetas en este grupo -dice la invetigadora Myriam Chalabi-. Pero una tasa del 100% no tiene precedentes".

Los pacientes fueron sometidos a cirugía unas cuatro semanas después de la primera administración intravenosa. Durante ese corto período, la gran mayoría de estos tumores se habían curado por completo o casi por completo. "Pudimos ver claramente dónde había estado el tumor, pero las propias células inmunes del paciente habían eliminado las células cancerosas", asegura.

Investigaciones previas ya habían demostrado que la inmunoterapia es efectiva contra el cáncer de colon con metástasis avanzado en este subgrupo. Hay una buena explicación científica: cuantas más mutaciones nuevas haya, más 'no propio' será el tumor, lo que hará que el sistema inmunitario entre en acción.

Los 20 pacientes restantes en el estudio NICHE tenían tumores MSS, que se sabe que no responden bien a la inmunoterapia. Pero ara su gran sorpresa, los investigadores encontraron que el 25% de este grupo de pacientes también respondieron bien. Dado que el 85% de todos los pacientes con cáncer de colon sin metástasis tienen este tipo, este también es un resultado esperanzador.

Los investigadores buscaron una explicación de esta tasa de respuesta sorprendentemente alta en el grupo MSS en el laboratorio. Para empezar no fue fácil. "Observamos a todos los sospechosos habituales, pero no fueron la causa -explica Chalabi-. No vimos los mismos factores predictivos que en el melanoma, por ejemplo. Pero al final encontramos un nuevo biomarcador. Si eso demuestra ser predictivo en los estudios de seguimiento, podría proporcionar una forma simple de identificar pacientes con tumores MSS que podrían beneficiarse de la inmunoterapia".

Una ventaja adicional importante de los estudios neoadyuvantes es que permiten determinar los efectos precisos de la inmunoterapia sobre el tejido canceroso extirpado para pacientes individuales. En ese sentido también, la terapia neoadyuvante está haciendo una revolución en la investigación del cáncer, con el trabajo de laboratorio y la práctica clínica cada vez más integrados.

Los estudios pioneros de fármacos neoadyuvantes también tienen un gran impacto en el trabajo de los cirujanos oncológicos. Los estudios dependen de su confianza: ¿los cirujanos están dispuestos a aceptar la espera y la incertidumbre?

Myriam Chalabi explica que "nuestros cirujanos estuvieron muy entusiasmados desde el principio; de lo contrario, nunca podríamos haber llevado a cabo el ensayo". Por lo tanto, el primer objetivo del estudio NICHE era mostrar que las operaciones podían llevarse a cabo de manera segura y de acuerdo con el cronograma y que no habría más complicaciones postoperatorias de lo esperado, lo que resultó ser el caso.

Los investigadores, como los pacientes, están muy satisfechos con los resultados del estudio. "Los tumores grandes que se reducen o desaparecen por completo en cuatro semanas es un resultado fantástico y sin precedentes -segura Chalabi-. Nunca hemos visto una tasa de respuesta del 100% antes. La pregunta, tal como la plantearon algunos pacientes en el ensayo, es, si el tumor ha desaparecido, ¿podría prescindirse por completo de la cirugía?".

Eso sería demasiado prematuro, advierte Chalabi, ya que "incluso si descubrimos que el tumor se ha ido cuando operamos, no podemos saber de antemano quién tendrá una respuesta completa, ni siquiera con la ayuda de escáneres".

Por lo tanto, los investigadores necesitan encontrar una respuesta a esta pregunta: ¿cómo podemos saber lo antes posible de la cirugía si los pacientes tendrán una respuesta completa? "No será fácil, pero estamos ocupados trabajando en ello", asegura.