La ingesta de carne de cerdo poco hecha es la vía de transmisión más frecuente de la hepatitis E en Europa, China, Japón y Norteamérica (Nature)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La principal vía de transmisión de hepatitis E en Europa, China, Japón y Norteamérica es la ingesta de carne de cerdo poco hecha, mientras que en México, India, África y la mayoría de los países asiáticos se suele contraer al entrar en contacto con el agua de ríos contaminados con materia fecal.

Así lo han comprobado científicos de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (Suiza), que han creado el primer mapa mundial de la presencia del virus de la hepatitis E y que puede ayudar a los gobiernos y a las ONG a diseñar campañas de prevención más efectivas. Su trabajo se publica en Nature.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se producen unas 20 millones de infecciones por este tipo de hepatitis en todo el mundo, las cuales originan unas 50.000 muertes. Las epidemias suelen ser especialmente mortales para las embarazadas y suelen ocurrir tras fuertes lluvias e inundaciones o incluso después de meses de sequía.

Para construir el mapa, recopilaron datos sobre todas las epidemias de hepatitis E que se habían registrado en todo el mundo desde 1980, así como estadísticas ambientales como la temperatura, humedad del suelo y precipitaciones durante el mismo período.

Asimismo, tuvieron en cuenta la ubicación geográfica, la densidad de población y la cantidad de agua de los ríos que se evapora durante una sequía. Este último parámetro es importante porque cuento más evaporación hay, más concentrados están los patógenos intestinales en el agua que queda y que, a menudo se usa a menudo para cocinar, lavar o en ceremonias religiosas.

Gracias al aprendizaje automático, pudieron analizar todos los datos y obtener resultados procesables. "Nuestro estudio confirmó que las áreas de mayor riesgo son aquellas con una alta densidad de población, y que padecen fuertes lluvias estacionales y altas tasas de evapotranspiración", apuntan los autores.

Ante esto, han comentado que una forma de reducir el riesgo es aumentar artificialmente las tasas de flujo del agua del río durante los períodos más calurosos y secos del año.