La incidencia de tumores es mayor en pacientes infectados por VIH


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La incidencia de tumores es mayor en pacientes infectados por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), el cual provoca un estado doble de inmunosupresión e inmunoactivación continua, dos situaciones que favorecen el desarrollo de tumores, según han dicho especialistas reunidos en las IV Jornadas UAM y VIH, organizadas por la Fundación Jiménez Díaz y la Universidad Autónoma de Madrid.

Según Miguel Górgolas, del Servicio de Medicina Interna de la Fundación Jiménez Díaz, actualmente se dispone de fármacos muy eficaces para el control de la infección por VIH y que, gracias a ellos, los pacientes afectados tienen una buena calidad de vida y una esperanza de vida muy similar a la población no infectada.

Además, en un futuro, el empleo de inmunoterapias, una realidad ya en el tratamiento de muchos tumores podría ayudar a controlar y, tal vez, erradicar la infección por VIH. "Aquí hay un gran camino que recorrer todavía", añadió.

De hecho, durante las jornadas se han presentado dos nuevas estrategias de tratamiento. La primera es la biterapia, es decir, el control de la infección con dos fármacos, en lugar de tres, que era lo establecido hasta ahora. "La estrategia de usar menos fármacos tiene la ventaja de que los posibles efectos tóxicos de tomar una medicación de por vida son más limitados que si se toman tres o más compuestos", apuntó Górgolas, si bien reconoció que su aplicación solo se prescribe en determinados pacientes.

Por otro lado, se expusieron los datos recientes de los tratamientos administrados una vez al mes por vía parenteral intramuscular. "Esta es una estrategia de tratamiento con dos fármacos que consiguen mantener el virus indetectable durante cuatro y posiblemente ocho semanas. De esta forma, los pacientes con infección no tienen que tomar una o varias pastillas diarias, sino recibir dos inyecciones intramusculares cada vez", explicó el citado especialista.

Además de estos tratamientos, cabe destacar la investigación filogenética, consistente en el estudio del material genético de cada uno de los virus que pueden ser transmitidos para identificar su origen evolutivo, es decir, de dónde proceden y cómo se ha mezclado su material genético con otros virus similares, para determinar cómo se ha producido.

"En ocasiones, también se puede predecir cómo llegan a transmitirse características del virus con una posible gran importancia biológica. También sirve para determinar cómo ha sido transmisión de la infección, remontándonos incluso hasta el inicio de la epidemia", comentó Górgolas.

Finalmente, informó de que la tendencia en el número de nuevas infecciones está estabilizada, pero no desciende todo lo rápido que fuera deseable, teniendo en cuenta que, hoy en día, se sabe que los pacientes que reciben un tratamiento eficaz no transmiten la infección.

"Además, existen otras estrategias disponibles para evitar el contagio, que van desde el uso de preservativos al empleo de la profilaxis preexposición, consistente en la toma de un medicamento diario para evitar el contagio, si uno mantiene relaciones sexuales de riesgo", concluyó.