La hormonoterapia restitutiva no promueve la recurrencia del cáncer de mama

  • Cold S & al.
  • J Natl Cancer Inst

  • Univadis
  • Clinical Summary
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La hormonoterapia restitutiva no provoca la recurrencia en las supervivientes al cáncer de mama. Este es el resultado de un estudio danés publicado en el Journal of the National Cancer Institute.

En el estudio prospectivo se incluyeron datos longitudinales de una cohorte nacional de mujeres posmenopáusicas con un diagnóstico de cáncer de mama incipiente, invasivo, no metastásico y positivo para receptores estrogénicos de nueva aparición entre 1997 y 2004 que se habían sometido a resección completa y no habían recibido tratamiento o habían recibido 5 años de hormonoterapia complementaria con tamoxifeno. La mediana del seguimiento fue de 9,8 años para la recurrencia y de 15,2 años para la mortalidad.

De 9.710 participantes, 8.461 no habían recibido tratamiento vaginal con estrógenos ni hormonoterapia restitutiva antes del diagnóstico de cáncer de mama. De ellas, 1.957 recibieron tratamiento vaginal con estrógenos y 133 recibieron solo la hormonoterapia restitutiva o tanto el tratamiento vaginal con estrógenos como la hormonoterapia restitutiva después del diagnóstico.

Los datos no revelaron ningún aumento en el riesgo de recurrencia ni de mortalidad en las pacientes que recibieron tratamiento vaginal con estrógenos u hormonoterapia restitutiva.

El riesgo relativo ajustado de recurrencia fue de 1,08 (intervalo de confianza 95 % [IC 95 %]: 0,89‑1,32) en el caso del tratamiento vaginal con estrógenos y de 1,05 (IC 95 %: 0,62-1,78) en el caso de la hormonoterapia restitutiva. Los hazard ratio (HR) ajustados de mortalidad global fueron de 0,78 (IC 95 %: 0,71-0,87) con tratamiento vaginal con estrógenos y de 0,94 (IC 95 %: 0,70-1,26) con hormonoterapia restitutiva.

Sin embargo, los resultados de este estudio prospectivo nacional indican que el uso del tratamiento vaginal con estrógenos se asocia con un aumento del riesgo de recurrencia entre las participantes posmenopáusicas con cáncer de mama que recibieron tratamiento complementario con inhibidores de la aromatasa. En este subgrupo de participantes se produjo un aumento del riesgo de recurrencia del 39 % (HR ajustado: 1,39; IC 95 %: 1,04-1,85). La asociación no se observó con la hormonoterapia restitutiva sistémica (HR ajustado: 1,05; IC 95 %: 0,62-1,78).

El aumento del riesgo de recurrencia en las participantes que recibieron inhibidores de la aromatasa y tratamiento vaginal con estrógenos no vino acompañado de un aumento de la mortalidad.

Los autores explican: “Dado que no observamos un aumento del riesgo de recurrencia en las pacientes que recibían tratamiento vaginal con estrógenos y tamoxifeno, es posible sopesar el cambio a este último después de 2 o 3 años de administración de un inhibidor de la aromatasa en el caso de las mujeres que inician el tratamiento vaginal con estrógenos”.

Este es el primer estudio en notificar un posible aumento del riesgo de recurrencia en las participantes que reciben tratamiento complementario con inhibidores de la aromatasa y tratamiento vaginal con estrógenos. La asociación identificada en este estudio requerirá más validación.

En un editorial adjunto, Elizabeth Cathcart-Rake y Kathryn Ruddy, del Departamento de Oncología de la Clínica Mayo, comentan los resultados: “Los resultados del presente estudio ayudan a matizar las conversaciones sobre riesgos y beneficios entre pacientes y profesionales de la oncología sobre el uso del tratamiento vaginal con estrógenos a la hora de tratar los síntomas genitourinarios secundarios a la hormonoterapia”.

En sus conclusiones indican: “En resumen, los resultados de este estudio de gran relevancia clínica [...] indican que las pacientes que toman tamoxifeno y padecen síntomas genitourinarios intensos de menopausia pueden iniciar de forma segura el tratamiento vaginal con estrógenos, ya que este no parece aumentar de forma estadísticamente significativa el riesgo de recurrencia del cáncer de mama ni la supervivencia. Las pacientes que estén tomando inhibidores de la aromatasa deben probar estrategias alternativas para tratar los síntomas genitourinarios, ya que es probable que el tratamiento vaginal con estrógenos aumente su riesgo de recurrencia del cáncer de mama”.