La hidradenitis supurativa es mucho más frecuente en personas con síndrome de Down


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las personas con síndrome de Down tienen cinco veces más probabilidades de desarrollar hidradenitis supurativa en comparación con la población general, según especialistas participantes del taller 'Hidradenitis supurativa y síndrome de Down: Ponte en su piel”, desarrollado en el marco del 46 Congreso Nacional de Dermatología y Venereología, que se ha celebrado en Palma de Mallorca.

"Los pacientes con síndrome de Down padecen diversas patologías, en ocasiones infradiagnosticadas. En el caso de la piel es conveniente que se haga un seguimiento específico para poder estar alerta ante enfermedades como la hidradenitis supurativa y hacer un correcto diagnóstico que prosiga con un adecuado abordaje terapéutico", aseguró Asunción Vicente, dermatóloga pediátrica del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona.

Según expusieron los especialistas, datos de un estudio han señalado que la prevalencia de hidradenitis supurativa es mayor entre pacientes de síndrome de Down con edades comprendidas entre los 18 y 29 años, sin diferencias entre sexos.

En este sentido, se ha demostrado que la hidradenitis supurativa debuta a una edad más temprana en pacientes de síndrome de Down. Las conclusiones del citado estudio muestran cómo el diagnóstico de esta enfermedad se hizo a la edad de 29 años para el 82% de los pacientes con síndrome Down, en comparación con el 34% registrado en el resto de pacientes para esta franja de edad.

Adicionalmente, otro estudio ha demostrado cómo la hidradenitis supurativa empezó antes de los 10 años en el 14% de los pacientes con Down y antes de los 20 en un 77% de los mismos.

"Este debut tan temprano de la hidradenitis supurativa en la población de Down se podría explicar por la predominancia de factores genéticos en Down y hidradenitis supurativa frente a factores ambientales, así como por el hecho de que el umbral del dolor de niños de Down es mayor, y, a no ser que el especialista haga una entrevista dirigida al diagnóstico de hidradenitis supurativa, es difícil la consulta por parte del paciente", según el jefe de Sección de Dermatología Pediátrica en el Hospital Universitario La Paz de Madrid, Raúl de Lucas.

Por una parte, un diagnóstico precoz puede encontrar su origen en una mayor vigilancia hacia las comorbilidades que pueden aparecer en pacientes con síndrome de Down. Sin embargo, la diferencia de la incidencia de hidradenitis supurativa, en pacientes de Down con una edad de 29 años en comparación con el resto de la población es sorprendente, y la severidad de la enfermedad puede influir también en un diagnóstico precoz, según los expertos, quienes señalan que estos hallazgos tienen implicaciones en la vigilancia de pacientes pediátricos y adultos con Down y pueden conllevar decisiones en torno al seguimiento, control y cuidado de estos pacientes.

"En un periodo tan complejo como es la adolescencia, la hidradenitis supurativa, puede tener importantes implicaciones en el paciente, desde una mala adaptación a los cuidados sanitarios o un incumplimiento terapéutico, a padecer trastornos emocionales, dificultades de cara a un futuro laboral, fracaso escolar, riesgo de exclusión social, problemas de autoestima o estigmatización. Es por ello que el diagnóstico precoz adquiere una especial relevancia para esta patología", explicó Vicente.

Podría existir un potencial vínculo genético que pueda predisponer a los pacientes de Down a padecer hidradenitis supurativa, en palabras de los expertos, quienes consideran que las irregularidades genéticas presentes en síndrome de Down pueden también predisponer a estos individuos a desarrollar hidradenitis supurativa, según explicaron los especialistas.

Además, el síndrome de Down y la hidradenitis supurativa comparten la obesidad como comorbilidad común, la cual puede suponer también una vía patogénica adicional hacia la enfermedad.

En este sentido, la obesidad y la desregularización del sistema inmunitario pueden contribuir en la asociación entre el síndrome de Down y la hidradenitis supurativa.