La gravedad de la psoriasis se relaciona con la gravedad de la enfermedad del hígado graso no alcohólico


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los resultados de un estudio prospectivo de 12 meses indican que la gravedad de la psoriasis está asociada a la gravedad de la enfermedad del hígado graso no alcohólico (EHGNA), según un estudio presentado en el 28º Congreso de la Academia Europea de Dermatología y Venereología, celebrado en Madrid.

Los pacientes con psoriasis y EHGNA presentan daño hepático más severo si tienen una mayor gravedad de la psoriasis, según las mediciones de la elastografía por ultrasonido.

Investigadores del Hospital La Paz, de Madrid, estudiaron a 64 pacientes varones diagnosticados con psoriasis severa y EHGNA, que tenían una edad promedio de 53,4 años. La gravedad de la psoriasis se midió utilizando el Área de Psoriasis y el Índice de Severidad (PASI).

La elastografía de ultrasonido, que mapea las propiedades elásticas de los tejidos blandos, se utilizó para evaluar la rigidez del hígado y detectar EHGNA. El tejido hepático más rígido suele indicar EHGNA o fibrosis hepática, que puede causar cirrosis y enfermedad hepática terminal.

Los resultados del estudio mostraron que los pacientes psoriásicos con EHGNA tenían un daño hepático elastográfico más grave si tenían un nivel más alto de gravedad de la psoriasis.

"La investigación previa ya ha establecido un vínculo entre la psoriasis y la EHGNA. Este es uno de los primeros estudios para evaluar la relación entre la severidad de la psoriasis con la severidad de la EHGNA", señala Daniel Nieto, investigador principal del estudio, que presentó los resultados en el citado congreso.

"En este contexto, se debe priorizar el aumento de la conciencia y la evaluación continua de la gravedad de la EHGNA en pacientes con psoriasis por parte de médicos de atención primaria, especialistas, responsables de políticas de salud y pacientes, para ayudar a controlar ambas afecciones", añade.