La genética revela que los estetoscopios están cargados de bacterias (Inf Control Hosp Epidemiol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los estetoscopios que llevan los profesionales de la salud están cargados de diversas bacterias, incluidas algunas que pueden causar infecciones asociadas a la atención de salud, según un estudio publicado en Infection Control & Hospital Epidemiology.

El trabajo también revisó la efectividad de los métodos de limpieza, encontrando que un enfoque estandarizado es superior para eliminar las bacterias en comparación con los diversos enfoques empleados por los profesionales de la salud.

"Este estudio subraya la importancia de adherirse a los rigurosos procedimientos de control de infecciones, incluida la adherencia total a los procedimientos de descontaminación recomendados por los CDC de Estados Unidos entre pacientes, o el uso de estetoscopios para un solo paciente en la habitación de cada paciente", afirma el autor principal del estudio, Ronald Collman, de la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos).

Los investigadores utilizaron la secuenciación molecular para desarrollar una imagen completa de las bacterias en los estetoscopios en uso en una unidad de cuidados intensivos (UCI), incluidos los 20 estetoscopios reutilizables tradicionales llevados a cabo por médicos, enfermeras y terapeutas respiratorios, y 20 estetoscopios desechables de uso individual en las habitaciones de los pacientes y 10 estetoscopios desechables de un solo uso como control.

El análisis mostró que los 40 estetoscopios en uso en la UCI estaban significativamente contaminados con una comunidad rica y diversa de bacterias, incluidas las relacionadas con infecciones comunes asociadas a la atención médica, aunque no se pudo determinar si los estetoscopios transmitieron enfermedades a los pacientes.

Se encontraron en abundancia estafilococos en todos los estetoscopios, con más de la mitad de ellos con contaminación confirmada con S. aureus. Otras bacterias que pueden causar infecciones asociadas a la atención médica, como Pseudomonas y Acinetobacter, también estaban presentes en los estetoscopios, aunque en pequeñas cantidades.

Para evaluar el impacto de la limpieza en la contaminación, los investigadores tomaron muestras de 10 estetoscopios adicionales antes y después de la limpieza durante 60 segundos con una toallita de peróxido de hidrógeno y 20 estetoscopios más antes y después de la limpieza por parte del practicante según su método habitual, que incluía el uso de hisopos de alcohol, toallitas de peróxido de hidrógeno o toallitas de lejía utilizadas para diferentes duraciones.

Todos los métodos de limpieza redujeron la cantidad de bacterias, pero fallaron a la hora de llevar constantemente la contaminación al nivel de estetoscopios nuevos y limpios. El método de limpieza estandarizado redujo las bacterias a la mitad de los estetoscopios, mientras que solo el 10%, o dos de los 20, alcanzó ese nivel cuando fue limpiado por el método preferido por el médico, dejando a los estetoscopios como un posible vehículo para la transmisión de la infección.

Aunque la secuenciación molecular permitió a los investigadores identificar todos los tipos de bacterias y la cantidad de bacterias, no solo los patógenos específicos que se propusieron estudiar, la prueba de ADN no pudo distinguir las bacterias vivas de las muertas, por lo que no está claro si los estetoscopios son responsables de La propagación de agentes causantes de enfermedades, señala Collman. Se requiere investigación adicional para determinar si los estetoscopios son responsables de transmitir infecciones.

La investigación futura también debería utilizar enfoques moleculares similares para identificar métodos de limpieza mejorados, estudiar las bacterias presentes en otros dispositivos médicos no críticos utilizados en múltiples pacientes, así como en el entorno de atención médica, y debería centrarse en las bacterias resistentes a los antibióticos, propone Collman.