La Fundación Española del Corazón pide reducir la contaminación atmosférica para prevenir infartos de miocardio


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La Fundación Española del Corazón (FEC) ha alertado, con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente, que se celebra este 5 de junio, sobre los efectos nocivos de la contaminación ambiental en la salud cardiovascular.

"Se sabe que la contaminación atmosférica duplica el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular frente a las enfermedades broncopulmonares. Incluidas la EPOC y el asma, la relación es de 3 a 1", alerta el vicepresidente de la FEC, José Luis Palma.

En concreto, defiende que la reducción de la contaminación atmosférica se posiciona como una importante medida de prevención del infarto agudo de miocardio, en consonancia con la evidencia científica. "Numerosas publicaciones llevan años concluyendo que una disminución en los niveles de determinados contaminantes reducirían el número de infartos de miocardio hasta en un 5%", explica Jordi Bañeras, cardiólogo de la unidad de críticos cardiovasculares del Hospital Vall d'Hebron (Barcelona).

De hecho, durante la pandemia de la COVID-19 se ha registrado una caída de hospitalizaciones por infarto de miocardio en numerosos países, entre ellos España con un 40% menos de tratamientos por esta patología. Para Bañeras, "esa reducción es multifactorial, estando el descenso en los niveles de contaminación claramente detrás de esos datos, junto a otras causas como pueden ser no acudir a las urgencias hospitalarias por miedo a contraer la COVID-19, o posibles cambios en el estilo de vida de la población por el confinamiento".

La FEC recuerda que la contaminación atmosférica causa 8,8 millones de muertes al año en el mundo, 790.000 en Europa y unas 30.000 en España, siendo la causa más frecuente de estas muertes la cardiopatía isquémica. En concreto, "determinados contaminantes, como la materia particulada PM2.5 y el dióxido de nitrógeno, generados en parte por la combustión de vehículos, son reconocidos desencadenantes del infarto agudo de miocardio", asegura Bañeras.

La evidencia científica ha descrito claramente los efectos nocivos de la contaminación atmosférica a nivel cardiovascular: favorece la inflamación, el estrés oxidativo, la disfunción endotelial y produce un efecto protrombótico y vasoconstrictor. Al respecto, Palma remarca que "el 93% de la población española respira un aire que excede los niveles considerados peligrosos para la salud" y, por eso, ve "necesario tomar medidas urgentes para reducir los niveles de contaminación en beneficio de la salud del medio ambiente y de la población".

Entre las medidas que defiende la FEC se encuentran: el diseño óptimo de carriles bici; la promoción de vehículos eléctricos, híbridos, así como del transporte público (trenes, autobuses, metro); medidas políticas para reducir las emisiones de combustible y otros gases tóxicos y una nueva legislación para la construcción de edificios sostenibles de viviendas y oficinas.