La FADSP transmite a Sanidad su documento de medidas urgentes


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) ha mantenido una reunión en la sede del Ministerio de Sanidad con la ministra María Luisa Carcedo con el objetivo de trabajar conjuntamente para la mejora de la Sanidad pública. Para ello, desde la FADSP han elaborado un documento con las medidas urgentes para la Sanidad pública que se consideran prioritarias.

El encuentro ha sido valorado con especial interés por ambas partes, que tras el mismo, han acordado volver a reunirse para continuar avanzando en una Sanidad pública de calidad, sostenible y eficiente para toda la población.

Entre las cuestiones de especial urgencia, la FADSP ha expuesto algunas como la garantía de la universalidad, la desaparición de los copagos, el control y racionalización del gasto farmacéutico y la necesidad de potenciar la Atención Primaria.

Propuestas concretas

Además de estas líneas generales, el documento de la FADSP expone que hay cuestiones básicas como que “a pesar de la aprobación del RDL 7/2018, los copagos establecidos por el RDL 16/2012 siguen estando vigentes, aunque algunos no se hayan aplicado (transporte sanitario…), y suponen un serio obstáculo para el acceso de prestaciones necesarias para la personas más pobres y más enfermas”.

Por otra parte señalan que, si bien “existe una cierta imagen pública de que se logró paralizar la ofensiva privatizadora de la Sanidad, la realidad es que no ha sucedido así”. En este sentido, exponen que aunque “es cierto que se lograron detener algunas iniciativas privatizadoras en lugares concretos”, la realidad es que “se ha continuado el proceso privatizador en general con medidas menos llamativas y más silenciosas”. De esta forma, denuncian que “el proceso privatizador ha ido paralelo a una subutilización sistemática de los recursos de la Sanidad pública que se han ido deteriorando de una manera intencionada”.

Ante esta situación reclaman que la Sanidad pública tenga una financiación suficiente “para recuperarse de la etapa de brutales recortes de los últimos años”. En cuanto a cuál debería ser la misma, “consideramos que debería de situarse en torno al 7 por ciento del PIB de financiación pública”. No solo se trata de aumentar el presupuesto, sino también de  acabar con “la gran variabilidad de los presupuestos per cápitaexistentes en este momento, por ello creemos que la financiación sanitaria debería ser finalista e ir ligada al cumplimiento de los objetivos del Plan Integrado de Salud que debería aprobarse de manera urgente, también como un instrumento de cohesión y coordinación de las distintas administraciones sanitarias”, concluye el documento de la FADSP presentado al Ministerio.