La estimulación eléctrica de la médula espinal consigue que un paciente parapléjico vuelva a caminar (Nat Med)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un equipo de investigadores de la Mayo Clinic y la Universidad de California en Los Ángeles (Estados Unidos) ha conseguido, a través de la estimulación eléctrica de la médula espinal y la fisioterapia, que un paciente parapléjico desde 2013 vuelva a recuperar su capacidad para caminar.

El joven, ahora de 29 años, se lesionó la médula espinal en las vértebras torácicas en un accidente de moto de nieve. Le diagnosticaron una pérdida completa de función por debajo de la lesión. En el estudio, que comenzó en 2016, participó en 22 semanas de fisioterapia y después le implantaron quirúrgicamente el electrodo.

En el estudio, publicado en Nature Medicine, los investigadores explican que, gracias a un estimulador implantado en la zona de su médula espinal, el hombre puede caminar con un andador que tiene ruedas delanteras y la ayuda de los entrenadores, que le prestan asistencia de forma ocasional.

En total, el paciente realizó 113 visitas para acudir a rehabilitación en la Mayo Clinic durante un año, y logró hitos durante las sesiones individuales como recorrer 102 metros, dar 331 pasos o caminar 16 minutos con escasa ayuda. Actualmente, como precaución de seguridad, el paciente solo camina bajo la supervisión del equipo de investigación.

La médula espinal del hombre fue estimulada por un electrodo implantado, permitiendo a las neuronas recibir la señal de que quería pararse o dar un paso. "Ahora creo que el verdadero desafío comienza, y eso es comprender cómo sucedió esto, por qué sucedió y qué pacientes responderán", señala Kristin Zhao, coinvestigadora principal del estudio.

El implante se asienta en el espacio epidural, en un lugar específico debajo del área lesionada. El electrodo se conecta a un dispositivo generador de pulsos bajo de la piel del abdomen y se comunica de forma inalámbrica con un controlador externo.

Posteriormente, el equipo de investigación intentó determinar si el paciente podía pararse y caminar con ayuda. Durante 113 sesiones de rehabilitación ajustaron las configuraciones de estimulación, el soporte del arnés y la velocidad de la cinta de correr para permitir la máxima independencia del paciente.

La investigación demostró que podía caminar sobre el suelo con un andador con ruedas delanteras y pisar una cinta de correr colocando los brazos sobre las barras de soporte para ayudar a mantener el equilibrio. Sin embargo, cuando la estimulación fue desactivada, permaneció paralizado.

En la primera semana, el participante usó un arnés para reducir el riesgo de caídas y para proporcionar equilibrio en la parte superior del cuerpo. Los entrenadores se colocaron de rodillas para ayudarlo a pararse, balancear las piernas y cambiar su peso. Debido a que no recuperó la sensación, inicialmente usó espejos para ver sus piernas, y los entrenadores describieron la posición de las piernas, el movimiento y el equilibrio.

Al cabo de 25 semanas ya no necesitaba un arnés y los entrenadores solo ofrecían ayuda ocasional. Al final del período de estudio, aprendió a utilizar todo su cuerpo para transferir el peso, mantener el equilibrio y propulsarse hacia adelante, lo que requiere mínimas señales verbales y revisiones periódicas de sus piernas.