La estimulación cerebral profunda se muestra eficaz y segura como tratamiento del tinnitus refractario (J Neurosurg)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La estimulación cerebral profunda parece ser un procedimiento eficaz y seguro en el tratamiento del tinnitus refractario, según ha mostrado un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de California en San Francisco y del Sistema de Atención de Salud de Asuntos de Veteranos (Estados Unidos), publicado en el Journal of Neurosurgery.

La cirugía de estimulación cerebral profunda se realiza actualmente para tratar una variedad de trastornos del movimiento y algunos trastornos psicológicos en pacientes seleccionados. Durante la cirugía, los electrodos unidos al extremo de los cables se implantan profundamente en el cerebro en áreas donde se alteran los impulsos eléctricos anormales.

Los cables están conectados a un generador de impulsos implantable, un dispositivo microelectrónico que funciona con baterías que se colocan en otras partes del cuerpo, justo debajo de la piel.

En estudios anteriores, los investigadores descubrieron que la estimulación cerebral profunda administrada al núcleo efectuaba cambios temporales en el volumen del tinnitus en aquellos pacientes que presentaban este trastorno como comorbilidad. Por ello, en el nuevo trabajo quisieron desarrollar una terapia de estimulación cerebral profunda para reducir la gravedad del tinnitus en pacientes en los que otros tratamientos habían sido ineficaces.

Para ello, estudiaron a 5 pacientes con tinnitus grave que no respondían a ningún tratamiento. Cada uno de ellos se sometió a neurocirugía estereotáctica para implantar electrodos en el núcleo de cada lado del cerebro. Los pacientes estuvieron despiertos durante la cirugía e interactuaron con el equipo quirúrgico, lo que ayudó a determinar la posición final de los cables.

Después de un período de cinco semanas, los pacientes comenzaron un período de optimización de estimulación durante el cual ajustaron periódicamente la configuración del generador de pulso interno en el centro médico y en sus propias casas. El objetivo fue encontrar un entorno de estimulación que resultara óptimo para reducir la gravedad del tinnitus en cada paciente.

Una vez que se había determinado un entorno de estimulación favorable, los pacientes se sometieron a un período de estimulación constante de 24 semanas. En general, la estimulación cerebral profunda demostró ser eficaz para disminuir la experiencia negativa del tinnitus, aunque cada paciente experimentó el efecto de manera diferente.